Atlántico

VIGO

Alfageme, una joya de la arquitectura por reconocer

El historiador Moncho Iglesias participó en un acto que puso en valor la antigua conserveradentro el patrimonio vigués

La fachada que da a la Avenida Beiramar.
La fachada que da a la Avenida Beiramar.
Alfageme, una joya de la arquitectura por reconocer

"Concienciar a la sociedad sobre el valor del patrimonio histórico  a través de la divulgación es esencial para que lugares como la antigua fábrica de Alfageme se conserve", asegura el historiador mosense Moncho Iglesias, quien participó ayer en el acto "A Fábrica Alfageme: un patrimonio industrial vigués". En esta mesa redonda, que se celebró en el Liceo Marítimo de Bouzas, también asistieron el catedrático de Historia e Institucións Económicas en la Universidad de Santiago de Compostela, Xoan Carmona, y la historiadora del Museo Anfaco de la Industria Conservera, Mariña López. Los tres ponentes hicieron hincapié en la necesidad de proteger un espacio como la fábrica Bernardo Alfageme, diseñada por el vigués Manuel Gómez Román y  que "supone un icono de la arquitectura regionalista" y un "patrimonio muy valioso" en la ciudad.


La antigua conservera, situada en Bouzas, representa "los valores de la burguesía de la época", además de "ser un símbolo de lo que fue la industria conservera de Vigo", reconocía Moncho Iglesias. En estos terrenos, además de la fábrica se levantaron las viviendas de los propietarios, también con una marcada tendendia regionalista. "Con el tiempo se creó la imagen de que esta arquitectura era un pastiche, un reducto de la posguerra. El regionalismo no nació en la posguerra y fue denostado por estar relacionado con el movimiento galeguista", recordó. 


Iglesias afirmó que en otros lugares de España sí se preservan edificios de estas características: "En Madrid, existen campañas muy preocupadas por conservar las obras de Antonio Palacios en el metro, con una implicación fortísima que en Vigo no se aprecia. En Santander, Bilbao o Cataluña, esa arquitectura regionalista se valora como un importante recuerdo de su pasado". Para el historiador, en la ciudad siempre hubo "poca preocupación" por estudiar la arquitectura de Vigo y que "todavía muchos jóvenes desconocen este patrimonio". "No podemos olvidar de dónde venimos, porque eso lastra nuestro porvenir", remarcó. Moncho Iglesias se considera "poco optimista" con respecto al futuro de la fábrica de Alfageme: "Otras construcciones ya desaparecieron y creo que esta fábrica está en riesgo. Hace falta que la gente tome conciencia y haga fuerza para conservarla".