SOCIEDAD

La sonda Parker afronta un intento más por llegar al Sol

Los investigadores han hallado la forma de que resista un calor 500 veces superior al de la Tierra

La sonda Parker, ayer en la localidad norteamericana de Titusville.
La sonda Parker, ayer en la localidad norteamericana de Titusville.
La sonda Parker afronta un intento más por llegar al Sol

El lanzamiento de la sonda solar Parker, la primera astronave que transitará por la corona del Sol, fue suspendida hasta hoy, con lo que son ya tres los aplazamientos en la base de Cabo Cañaveral (Florida), donde la cuenta atrás se detuvo a sólo un minuto y 55 segundos del despegue. Las dos demoras previas al lanzamiento abortado ayer impidieron que pudiera aprovecharse la ventana con unas muy favorables condiciones meteorológicas del 90 por ciento, que para hoy serán en cambio favorables en un 60 por ciento, informó la NASA, que explicó que no hubo tiempo suficiente para las comprobaciones y el reposicionamiento de los equipos, lo que condujo al nuevo aplazamiento. 
Los científicos confían en que esta misión pueda contribuir a resolver cuestiones como la diferencia de la temperatura de la atmósfera del Sol, que está a más de un millón de grados, mientras la propia superficie solar está a seis mil.
Tras años de estudio, los investigadores han hallado una manera de que la sonda resista a un calor equivalente a 500 veces lo que experimentamos en la Tierra y realizar así observaciones "in situ". Han diseñado un escudo térmico para soportar temperaturas de 1.400 grados centígrados y mantener los instrumentos del interior de la aeronave a temperatura ambiente (30 grados centígrados).
La sonda, de pequeñas dimensiones (65 kilos y 3 metros de altura), llegará a una distancia de 6 millones de kilómetros del Sol, lo que equivale a 4 centímetros de él si la Tierra estuviera a un metro. Además, alcanzará los 700.000 kilómetros por hora, la mayor velocidad que hasta ahora ha desarrollado cualquier otra nave construida por el hombre, una velocidad que equivale a viajar entre Nueva York y Tokio en un minuto y que permitirá a la sonda alcanzar el Sol en noviembre.

Alrededor del sol
La sonda, que orbitará 24 veces alrededor del Sol y se irá acercando progresivamente con la ayuda de la gravedad de Venus, llegará a su punto más cercano en 2025, cuando se podrá reunir la información de más valor. La sonda tiene un coste de 1.500 millones de dólares (1.200 millones de euros) y llevará por primera vez el nombre de una persona en vida, el físico estadounidense Eugene Parker, de 91 años, que desarrolló en los años 50 la teoría del viento solar.
El científico español David Lario subrayó que los hallazgos de la sonda Parker aportarán además de conocimiento científico una aplicación práctica para la Tierra. "Ha habido efectos producidos por el Sol que han afectado los satélites de alrededor de la Tierra. También afectaciones a las redes eléctricas o a instrumentos que utilizan el campo magnético de la Tierra", recalcó Lario sobre las llamadas "tormentas solares".
En el caso de poder predecir las eyecciones de masa solar se podrían desconectar "momentáneamente" los satélites que orbitan alrededor de la Tierra para que no quedasen afectados sus componentes eléctricos, explica Lario.