Vigo ya vio 12 casos de hepatitis C en el cribado a personas de 50

Las máquinas del pooling para realizar cribados.
photo_camera Las máquinas del pooling para realizar cribados.

El área sanitaria realizó desde julio un total de 5.700 pruebas para detectar esta enfermedad en pacientes que se hicieron un análisis de sangre por cualquier motivo

El área sanitaria de Vigo diagnosticó el virus de la hepatitis C a doce personas que no imaginaban tener esta infección, gracias a la estrategia gallega para la eliminación de esta enfermedad como problema de salud pública.

Una de sus principales medidas es el cribado masivo a la población, con pruebas que se realizarán a personas que tengan entre 40 y 70 años, porque en este rango de edad la prevalencia es mayor. y que se realicen un análisis de sangre por cualquier motivo, a menos que digan expresamente que no quieren participar.

El plan se implantó a principios de este año en Galicia y se empezó a aplicar progresivamente en las distintas áreas sanitarias. En Vigo comenzó en julio, por ahora con 5.700 pruebas realizadas entre las que detectaron esos 12 positivos, con una tasa de infección del 0,20%, similar a la estatal y por encima de la gallega en parte porque aquí hubo por ahora menos cribados.

Este año se está haciendo a personas de 50 años, los nacidos entre 1963 y 1974. El próximo año le tocará a la población de 60 a 70 años y en 2025 a los de 40 años.

Antes de que existiese este plan, los diagnósticos se hacían en función de las sospechas que pudiera tener el paciente o el médico que le atendía por factores de riesgo o alteraciones analíticas. Muchos pacientes no conocían esos factores de riesgo o no los comentaban de forma espontánea porque esta dolencia sigue manteniendo un elevado nivel de estigma. Por otro lado las analíticas podían tener resultados normales y la cosa quedaba ahí. Según el especialista en enfermedades infecciosas del Cunqueiro, Luis Morano, un tercio de los pacientes con hepatitis C activa pueden tener análisis hepáticos normales y si se confía en este resultado y no se piden estudios se pierde un grupo importante de personas infectadas. 

Luis Morano es especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Álvaro Cunqueiro.
Luis Morano es especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Álvaro Cunqueiro.

El cribado, con esa búsqueda oportunista del virus, cambió este panorama. Las pruebas se realizan a personas de la edad mencionada que acudan a un dispositivo sanitario para hacerse una analítica por el motivo que sea, como el control del colesterol, la tiroides y un sinfin de ejemplos. Salvo que pidan no participar, se activa de inmediato la realización de una PCR en esa muestra de sangre para ver si tiene hepatitis C activa.

Desde que se diagnostican, el compromiso con estos pacientes es que deber ser citados para iniciar el tratamiento en el plazo máximo de 21 días. En Vigo los están cumpliendo a rajatabla, porque acuden a consulta en el plazo de 24 a 72 horas desde que tienen el positivo. “Cuando les llamamos se sorprenden porque en las analíticas del trabajo o del centro de salud no les salía nada, y están muy agradecidos porque posiblemente no hubieran sido diagnosticados hasta no tener una enfermedad hepática grave”, señala Morano.

Buscarán a enfermos sin tratar utilizando la IA y el Big Data

Galicia y Andalucía son las comunidades que cuentan con un plan para la eliminación de la hepatitis C, que además del cribado incluye otras medidas. En Galicia se planteó el uso de la Inteligencia Artificial y el Big Data para localizar a pacientes que fueron diagnosticados de hepatitis C, pero no consta que se hayan puesto un tratamiento, y también para buscar a pacientes que se trataron y no se sabe si se curaron o no.

Es una herramienta novedosa que se puede utilizar porque todos los hospitales, centros de salud y demás dispositivos sanitarios gallegos utilizan la misma herramienta informática. El objetivo es no dejar a nadie fuera. Por ahora ya se probó como piloto en el área de Pontevedra y se descubrió que había un centenar de personas diagnosticadas que no estaban siendo tratadas.

Un tercer eje del programa son los programas de microeliminación para colectivos vulnerables, donde hay una mayor concentración de casos. En este caso, se harán cribados en unidad de conductas adictivas, en centros penitenciarios o que acuden a albergues y comedores sociales. Para ello se harán pruebas in situ, fuera del hospital, de detección en saliva o en sangre seca. 

En cuanto a los cribados masivos a la población, también es novedoso en Galicia que se esté utilizando el sistema de agrupado de muestras o pooling, con lo que el diagnóstico permite llegar a más personas en menos tiempo. El pooling se diseñó en pandemia, para agilizar los diagnósticos de covid. Ahora, la Dirección Xeral de Saúde Pública lo utiliza también para estos cribados de hepatitis C. Son pruebas PCR, pero no es la nasal del covid, sino la que se usa hace años para muestras de sangre.

El tratamiento y curación de esta dolencia cuesta 6.500 euros

La llegada de los nuevos tratamientos antivirales de acción directa que comenzaron a comercializarse en 2015 consiguen erradicar el virus en el 97% o el 98% de los casos. El paciente elimina completamente el virus de su organismo y deja de ser un foco capaz de generar nuevas infecciones.

Es además un tratamiento corto. Son pastillas que se toman entre 8 y 12 semanas. Otra de las ventajas que señala el doctor Luis Morano es que son muy bien tolerados, de tal forma que el paciente puede seguir haciendo su vida laboral y familiar con normalidad. Además, los efectos adversos son casi inexistentes, entre un 0,5% y un 1% de los pacientes tienen que abandonar por este motivo. “Este tratamiento cura la enfermedad, ojalá lo hubiese para otras infecciones de tipo viral, y en tan poco tiempo y tan bien tolerados”, apunta.

El tratamiento cuesta unos 6.500 euros y cura. Al principio fue polémico porque el coste era muy alto, pero el precio se redujo de forma paulatina. A día de hoy siguen siendo caros en otros países como Estados Unidos, con un coste de unos 70.000 dólares.

La hepatitis C sigue siendo un desafío de salud pública porque muchas personas no saben que tienen la infección, se cronifican, no tienen síntomas, no se tratan y sigue la cadena de contagios. Ahora existe la cura, pero su erradicación definitiva no llegará hasta que no exista una vacuna.

La principal vía de contagio es la vía sanguínea y en menor medida la vía sexual, sobre todo en hombres que tienen sexo con hombres, un grupo en el que en Vigo están detectando un aumento de hepatitis aguda de reciente adquisición. Ahora es difícil el contagio entre personas que consumen drogas por los programas de intercambio de jeringuillas, pero puede ser por compartir una maquinilla de afeitar o un cepillo de dientes.

Te puede interesar