Tribunales

Crecen en Vigo los pleitos por la custodia de hijos de exparejas

Los matrimonios que se rompen siguen optando mayoritariamente por la separación.
photo_camera Los matrimonios que se rompen siguen optando mayoritariamente por la separación.
Los divorcios y separaciones en Vigo se redujeron un 4%, mientras las discrepancias relativas con las medidas a los hijos fuera del matrimonio crecieron un 46%

Mientras en Galicia, las separaciones y divorcios se incrementaron un 22% en el primer trimestre del año, en Vigo las rupturas de matrimonios se redujeron aunque de forma ligera, en un 4%, pasando de 173 a 166. La estadística hecha pública ayer por el Consejo General del Poder Judicial  refleja también un incremento de los divorcios sin consenso entre los cónyuges  respecto al mismo periodo del año pasado y una importante subida en los pleitos referentes a la guardia, custodia y pensión de alimentos de los hijos cuyos progenitores no estaban casados. 

 

 

El número de demandas en las que el juez tiene que decidir sobre este tipo de medidas se situó a niveles de 2015, con un total de 60 frente a las 41 del 2023. Una de las razones que explicaría también el descenso de divorcios y separaciones es el  peso que desde los últimos años tienen las parejas de hecho o convivientes  en comparación con los matrimonios tanto civiles como religiosos. A más parejas sin pasar ante el juez o ante el altar, más hijos de padres no casados y más demandas de este tipo en los juzgados de Familia. De hecho, las solicitudes para una decisión sobre la guardia y custodia sumaron el centenar, siendo 60 en las que los padres no fueron capaces de llegar a un acuerdo, y 40 en los que hubo consenso previo que fue ratificado ante los juzgados de Familia. Lo que sí ha quedado constatado es que los vigueses que optan por el matrimonio, cuando deciden romperlo prefieren directamente el divorcio antes que la separación. Las reformas de la ley sobre todo la llegada del divorcio exprés hace casi veinte años dejaron la figura de la separación en un segundo plano. La estadística hecha pública, que abarca desde 2015 hasta la actualidad, constata una mayoría de divorcios frente a una separación que en el primer trimestre dejó solo cuatro y, todas ellas llevadas a cabo de forma consensuada. 

En cuanto a las nulidades matrimoniales, el contador sigue a cero. Solo hubo dos desde 2015. Se trata de casos muy excepcionales en los que el juzgado puede invalidar esa unión si se demuestra que no hubo consentimiento por alguna de las partes o que algunos de los cónyuges ya estuviera casado, entre otros motivos.

Te puede interesar