VIGO

Vox se presentará a las locales en Vigo y Pontevedra

Su portavoz local reconoce que votó en las municipales de 2015 al actual alcalde vigués

Santiago Abascal, líder de Vox, que llega a Vigo.
Santiago Abascal, líder de Vox, que llega a Vigo.
Vox se presentará a las locales en Vigo y Pontevedra

Este próximo sábado quedará constituida la gestora provincial de Vox, preludio para conformar las primeras candidaturas para las próximas elecciones municipales. Según señaló su portavoz provisional en Vigo, Manuel Gil, a día de hoy cuentan ya con 300 militantes, “algunos que vienen del PP y otros independientes que se sienten atraídos pro nuestro proyecto”, señaló. 

“Lo que no vamos a hacer es fichar exdirigentes del PP o Ciudadanos, esa no es nuestra línea”, explicó el representante en Vigo del partido que lidera Santiago Abascal, quien insistió en varias ocasiones en que Vox es un partido que está en la derecha “pero en absoluto de extrema derecha, esa es una caricatura interesada que no se sostiene”. Mantiene Gil que el ideario básico de Vox es similar al del PP, aunque “con las cosas  más claras en algunos aspectos, porque hay miles de personas a las que no les gusta cómo va España”. En este sentido, se mostró convencido de que en las próximas generales, “cuando sean”, van a conseguir la menos medio centenar de diputados y cambiar de raíz la política española. En esto reconoce que son un movimiento en alza "como fue Podemos en su momento, hasta que Pablo Iglesias comenzó a hacer lo contrario de lo que había prometido". Con respecto a las municipales de mayo, confirmó que tras la constitución este sábado de la gestora se pondrá en marcha el proceso, y que a día de hoy se habían decidido sólo presentar candidaturas en Vigo y Pontevedra ante la dificultad de llegar a otros municipios más pequeños. En el caso de Pontevedra aspiran a lograr al menos dos concejales y como mínimo uno en Vigo, donde ven al actual alcalde “como un rival difícil de batir porque está muy asentado y tiene fuerte respaldo”. Según reconoció, hace cuatro años él mismo votó a Abel Caballero, "aunque ahora no lo haría". En lo que insistió es en que Vox ha llegado "para quedarse, y cada día contactan con nosotros personas que quieren subirse a nuestro proyecto, donde no ya avisamos que venimos a servir no a servirnos, porque aquí no estamos para repartirnos puestos", zanjó.