EMILIO FERNÁNDEZ SUÁREZ CANDIDATO A RECTOR POR EL GRUPO “IDEAS QUE SUMAN”

“La universidad vive una encrucijada difícil, hay que recuperar la ilusión y afrontar el futuro”

Emilio Fernández Suárez (Vigo,1961) es el candidato a rector del colectivo  “Ideas que suman”.  Es catedrático de Ecología en la Facultad de Ciencias del Mar y es la persona que llevó las riendas del Campus do Mar.

El catedrático de Ecología y candidato, Emilio Fernández.
El catedrático de Ecología y candidato, Emilio Fernández.
“La universidad vive una encrucijada difícil, hay que recuperar la ilusión y afrontar el futuro”

También fue director xeral de Desenvolvemento Sostible de la Xunta  (2005-2009). Se presenta con un programa electoral en el que participaron 200 personas de todos los campus organizadas en siete grupos de trabajo en los que tras intensos debates llegaron a un documento con 11 líneas estratégicas, 45 objetivos y 200 acciones.


¿Qué se juega la Universidad?
Creo que está en un momento crítico, tenemos por delante un reto muy apasionante pero difícil. Esta Universidad está posiblemente por encima de lo que le corresponde. Al estar en la periferia de la periferia se podría pensar que le corresponde ser una Universidad de ámbito local, pero no lo es en España y está entre las mejores universidades del mundo entre las nuevas. Indica que las cosas no se han hecho mal y no es cierto que esté desinflada. Es una Universidad dinámica, con ganas, aunque por cosas que han pasado hay un grado de desilusión en un colectivo importante y hay que recuperarla. Nos jugamos que nos pasemos unos años pensando en nuestro problemas puntuales y del día a día, que son importantes, o que nos pongamos a mirar a medio y largo plazo y sepamos adonde queremos ir. Necesitamos un plan estratégico que guíe nuestra acciones.

¿Por qué es una encrucijada? ¿Cuál es la amenaza?
Tres cosas fundamentales. La demografía que hará bajar el número de estudiantes a menos que hagamso algo, la entrada masiva de formación de otro tipo (digital) y que no sabemos donde puede llegar, y que Galicia es de las comunidades autónomas con menos universidad privada por ahora y tiene que prepararse para lo que pueda venir. Tenemos que pensar si estamos preparados para dentro de 10 o 15 años afrontar esa nueva realidad. Preguntarnos si estamos explotando suficientemente nuestra relación con Portugal, de qué países queremos atraer estudiantes,etc.  Hay que definir hacia donde vamos y concentrar ahí nuestros esfuerzos.

¿Cuándo habla de pérdida de ilusión a qué se refiere?
Una es la crisis económica que afectó a toda la población y a nosotros también, porque los grupos de investigación tienen menos dinero. Hay grupos de calidad que llevan años sin ningún tipo de financiación y eso genera desmoralización. Además está el decreto Wert que   castiga a las personas con menor nivel de investigación a más horas de docencia. Empieza a generar una Universidad de dos velocidades, con grupos y centros que tiran muy fuerte y otros que lo están pasando mal. A esto le sumas la reducción de salario, errores en la gestión, problemas de comunicación con la comunidad universitaria o falta de empleo entre los estudiantes:  genera un caldo que queremos romper.

¿Cuál es su modelo de Universidad, en que se diferencian de la otra candidatura?
Creo que ahora el modelo global es compartido, estamos pensando en una universidad investigadora y con una calidad docente de excelencia y estamos pensando en mérito, capacidad, igualdad. Mi sensación es que no tenemos diferencias de modelo esenciales, pero sí en cuanto a las medidas para alcanzarlo y en las prioridades.

¿Es posible reducir las horas de docencia y subir salarios?
El decreto Wert tiene aspectos nocivos porque las personas que pasan a mayores cargas docentes con los planes de estudio que tenemos es prácticamente imposible que salgan de ahí. No creemos en una Universidad de solo docentes, tiene que haber algo de investigación y transferencia. Queremos que los profesores no tengan más de 240 horas de docencia, pero con un programa individualizado en el que expliquen cuál es su estrategia y entonces bajamos. Tenemos unas bolsa de 7.500 horas para eso. Sobre el incremento de las pagas, está reconocido que nos lo tienen que pagar, pero no con los fondos que tiene ahora la Universidad porque habría que recortarlo de otro sitio y supondría que en próximas convocatorias no podríamos contratar a gente. Para nosotros esto es prioritario porque hay un desequlibrio en las plantillas . Vamos a pelear para que nos den ese dinero.

¿Cómo valora la gestión del actual rector, Salustiano Mato?
Primero hay que ser absolutamente conscientes de que ningún equipo rectoral ha pasado un periodo tan difícil como este. Si nos remontamos a la época de Espada, era díficil porque era un embrión y había que crearlo todo, pero tener una Universidad con esta potencia con un bloqueo tan enorme fue duro, recuerdo oír que nuestro objetivo fundamental era garantizar los salarios y que esto funcione, otras universidades tuvieron que pedir préstamos. Que se haya conseguido pasar el tsunami y que la Universidad esté saneada es un gran valor. Además, han tenido un trabajo muy importante de proyección externa, la Universidad está mejor posicionada ahora.

¿En que se traducirá la promesa de dialogar más?
Necesitamos escuchar más. Cuando tienes una comunidad con percepción de desilusión hace falta más atención, creo que hay un margen de mejora amplia en la escucha y el diálogo. Queremos tener un contacto estrecho con la gente, saber lo que pasa y anticipar los problemas.

¿Cómo será la gestión económica y la gestión en general?
Un principio absoluto es la prudencia, no vamos a endeudar esta casa. Y de la gestión me preocupa especialmente la burocracia, no se puede estar todo el día haciendo papeles. Mucha burocracia viene de fuera y seremos beligerantes para que no nos carguen con más, y lo de casa tenemos que minimizarlo. Hay lagunas en informática y digitalización. En los primeros cien días presentaremos un plan de racionalización.

¿Qué proponen para potenciar la investigación?
De nuevo hay una Universidad con dos velocidades. Por una parte están los grupos consolidados de referencia, que tienen financiación, van muy deprisa y necesitan apoyo para elaborar proyectos, administrativo o para internacionalizarse aún más. Juegan en otra liga. En medio están los grupos que son buenos pero que a día de hoy tienen problemas de financiación y los tenemos que reflotar y un tercer colectivo son los ámbitos en los qeu hay que intensificar la investigación.