VIGO

Roban a una mujer joyas por el método del "abrazo cariñoso"

La Guardia Civil localizó a la sospechosa, que se había cambiado de ropa, huyendo en un coche

La detenida se había desecho de las joyas y contaba con una prohibición de entrada en el territorio nacional.
La detenida se había desecho de las joyas y contaba con una prohibición de entrada en el territorio nacional.
Roban a una mujer joyas por el método del "abrazo cariñoso"

  La Guardia Civil detuvo en Tomiño a una mujer que poco antes presuntamente había robado una cadena de oro y dos medallas a una octogenaria usando el método del "abrazo cariñoso". La detenida, de nacionalidad rumana,  tenía dos requisitorias de busca y localización de juzgados de Santander y Granada y una orden de prohibición de entrada en España que había incumplido. El juzgado de Instrucción de Tui decretó su puesta en libertad.
El robo de las joyas se produjo en el centro de la localidad de A Guardia, donde fue abordada por la mujer que se bajó de un coche que se detuvo cerca de la víctima. La detenida se acercó y le dio un abrazo  mientras le comentaba que le traía saludos de un familiar, tras lo que se alejó y se subió nuevamente al coche en el que emprendió al huida. 
La colaboración de varios testigos de los hechos permitieron a la Guardia Civil ofrecer parte de la matrícula del coche así como la marca y modelo, por lo que se puso en marcha el protocolo de búsqueda a todas las patrullas de la zona. A los pocos minutos, un vehículo de Seguridad Ciudadana del cuartel de Tomiño se cruzaba con los fugitivos que circulaban en sentido Tui. Inmediatamente cambiaron de dirección y comenzaron a seguir al turismo, al que dieron el alto a la altura de la rotonda de Figueiró. En el coche viajaba la mujer con un hombre, que era el conductor del mismo. Ambos fueron identificados en el cuartel de A Guarda, donde también se procedió al registro del vehículo, donde no se encontró la cadena de oro que, supuestamente habría sido entregada a otros cómplices que esperaban por la pareja. 
Además, constataron que la mujer se había cambiado de ropa en el corto lapsus de tiempo entre su detención y el robo de las joyas. Pese a todo, fue reconocida por la víctima y los testigos como la persona que se había bajado del coche y le había dado el "abrazo" a la octogenaria.
La Guardia Civil alerta a la población ante este tipo de actos delictivos por bandas especializadas que se aprovechan de la vulnerabilidad de las personas mayores para llevar a cabo este tipo de actuaciones.