VIGO

El Puerto propone unir fuerzas para volver a crecer en cruceristas

Las campañas comerciales ponen el objetivo en la enología, un punto fuerte para la oferta turística viguesa

Cruceristas el pasado día 2 desembarcando en el puerto vigués.
Cruceristas el pasado día 2 desembarcando en el puerto vigués.
El Puerto propone unir fuerzas para volver a crecer en cruceristas

 Vigo perderá este año con práctica seguridad su liderazgo en cruceristas en todo el Norte peninsular, que mantenía desde hace al menos 25 años, debido al incremento de A Coruña y el descenso de las cifras locales. Como informó este diario, a mediados de años el retroceso es del 6,45 por ciento sobre el ejercicio anterior, con un total de 71.028 pasajeros registrados, frente al incremento del 56,4 por ciento de A Coruña que suma 74.762. Aunque la diferencia entre ambas ciudades es a mitad del ejercicio muy pequeña, las reservas hasta final de año colocan a Vigo en el umbral de los 145.000 viajeros en tanto que la ciudad herculina alcanzaría unos 160.000. Para Vigo supone un pequeño golpe y la constatación de un descenso consolidado en un sector que supone imagen: en 2011 vigo alcanzó los 253.637 cruceristas, en 2015 eran 204.979 y en 2016 cayeron hasta los 169.093. La perspectiva apra 2017 está en volver a las cifras de finales del pasado siglo. Pero lo más problemático está por venir con un 2018 que tampoco apunta en positivo. A día de hoy las navieras han confirmado para el próximo ejercicio un máximo de 70 escalas, lo que significa unos 150.000 pasajeros. La Autoridad Portuaria considera que ha hecho todo el esfuerzo posible con varias visitas a las navieras en el reino unido pero los resultados tardarán en llegar. 
Según señaló el presidente del Puerto, Enrique López Veiga, Vigo se encuentra ahora con más problemas a la hora de mostrar su oferta debido al gran esfuerzo que realiza Leixoes, el puerto de Oporto, que es un destino consolidado y en crecimiento para el turismo británico. Y más tras la apertura del muelle de cruceros, con capacidad para barcos de 300 metros. Las misiones comerciales realizadas a Gran Bretaña desde la Autoridad Portuaria han constatado que Vigo continúa siendo un destino poco conocido. "Las compañías no saben si hay playas o qué podemos ofertar, es la realidad", señaló López Veiga tras su periplo por  las sedes de las grandes compañías. En su opinión, para dar un impulso definitivo que permita recuperar tráficos habría que conseguir coordinar esfuerzos entre las instituciones implicadas, desde el Puerto al Concello y la Diputación a través de Turismo Rías Baixas. "Vigo tiene que estar en el mapa, esa es la clave", explica. Señala que un punto importante de la oferta  viguesa radica en las denominaciones de origen próximas, Rías Baixas en Condado y Val Miñor y Ribeiro en Ourense, que tienen gran tirón entre los turistas marítimos. "Tenemos que espabilar  y plantear ofertas propias. A coruña, por ejemplo -recordó López Veiga- no tiene opciones como destino enológico, mientras que Vigo sí cuenta con la posibilidad de ofertar visitas a bodegas, pero hace falta esfuerzo", señaló.