VIGO

Policía y vecinos coinciden en que preocupa el robo a pisos y la droga

Cumbre entre la Comisaría y todas las asociaciones para conocer el pulso en los barrios y plantear medidas

Un total de 45 asociaciones vecinales participaron en el encuentro ayer en la Comisaría de Policía de López Mora.
Un total de 45 asociaciones vecinales participaron en el encuentro ayer en la Comisaría de Policía de López Mora.
Policía y vecinos coinciden en que preocupa el robo a pisos y la droga

 Las 45 asociaciones de vecinos de la ciudad acudieron ayer a la reunión convocada por la Policía Nacional. El objetivo era "escuchar las inquietudes que puedan tener y comprobar cómo ha funcionado el primer año de colaboración  y de puesta en marcha del plan de trabajo Z-200 que persigue aumentar la seguridad en los diferentes barrios", aseguró el comisario jefe de Vigo, Manuel Teijeiro Sande, poco antes de entrar a la reunión. 


Uno a uno, los representantes de las asociaciones vecinales desgranaron sus preocupaciones. Coincidieron en dos: el aumento del menudeo de droga en algunos puntos y sobre todo el incremento del robo en viviendas. Sobre este  delito el máximo responsable de la Policía en la ciudad dijo ser "muy sensible y sobre el que estamos muy atentos". Con todo, sus cifras no coinciden con la impresión de los vecinos, asegurando que no se habían registrado incrementos significativos en los últimos meses. No obstante, al igual que en el caso de los robos en establecimientos aseguró que la Policía "combatimos con una vigilancia nocturna aún más significativa que durante el día".


El tráfico de estupefacientes al menudeo es un tema que pareció preocupar a varias asociaciones, ya que como aseguraba el representante de la del Camino Vello de Coia, José Manuel Costas, "ha aumentado en algunos lugares del barrio, pero con la presencia policial se logra atajar sin que se llegue a la situación que se vivió hace años en el barrio". Sin embargo, y pese a este aumento detectado en  algunos puntos de la ciudad, en la reunión también quedó patente que la presencia de consumidores en las calles ha sufrido un notable descenso por la presión policial. 
Esta es la segunda reunión de este tipo que mantiene los responsables de la Policía Nacional con las asociaciones vecinales. La primera fue hace un año y en la misma "se hizo un primer contacto para conocer las inquietudes y problemas que hubiera en los barrios", explicó el comisario jefe. De este encuentro surgió la puesta en marcha del plan de trabajo Z-200 cuyos resultados fueron analizados ayer.   Este tipo de encuentros permiten además estrechar la colaboración de los vecinos con la Policía, un factor esencial a la hora de evitar los delitos y la inseguridad, colocando a Vigo como "una ciudad que en general se puede considerar segura", aseguraba el comisario jefe, quien reconocía que hay puntos "que nos preocupan" y pueden ser considerados calientes. A la reunión asistieron también el jefe de Operaciones, el de Seguridad Ciudadana, el de  Participación Ciudadana y de los llamados "zetas".  Justamente ayer, coincidiendo con la preocupación expresada por el asalto a pisos, la Policía Nacional detuvo por un delito de tentativa de robo con fuerza a un vigués de 49 años al que localizaron "in fraganti" cuando supuestamente pretendía sustraer diversas herramientas de una vivienda. Fue un ciudadano que caminaba por Canido el que avisó a la Sala Operativa del 091 de que había visto que un varón miraba por encima de los muros de varias viviendas, por lo que una patrulla se desplazó hasta el lugar. Una vez allí, los agentes escucharon "un ligero golpeteo" proveniente del interior, por lo que saltaron el muro y se dirigieron a la parte trasera, donde encontraron a un varón que al verse descubierto, intentó ocultar un martillo y apartar con el pie varias herramientas.