VIGO

La Policía constató que el dueño de Las 5 Jotas estuvo en Suiza

Los agentes buscaron en Ginebra a José Manuel Costa, empresario vigués huido y condenado por la trama de las facturas falsas, pero se fue hace cuatro meses a otro país.

Costas, el dueño de Las 5 Jotas se encuentra en otro país de Europa tras estar en Suiza.
Costas, el dueño de Las 5 Jotas se encuentra en otro país de Europa tras estar en Suiza.
La Policía constató que el dueño de Las 5 Jotas estuvo en Suiza

 La fotografía captada en una terraza de Ginebra en mayo del año pasado en la que aparecen dos presuntos fugitivos, uno de ellos identificado como José Manuel Costas,  condenado por la trama de fraude fiscal mediante facturas falsas, fue remitida a la Policía de Vigo desde Reino Unido para su comprobación.  Fuentes policiales confirmaron que se pudo  constatar que la persona que aparecía en la imagen era el dueño de Las 5 Jotas, por lo que se llegó a investigar su paradero en Suiza. 
La pista aportada por la cadena de televisión Sky News en su búsqueda por encontrar al británico más buscado de Europa, el estafador  Mark Acklom fue dada por buena pese a que los agentes no pudieron llegar a localizar a Costas.   Los agentes están convencidos de que se fue de aquel país hace al menos cuatro meses.
La imagen fue captada por una supuesta víctima del estafador británico tras reconocerlo cuando pasaba por una cafetería de Ginebra.  Acklom charlaba con otro individuo que fue identificado a los medios británicos como José Manuel Costas, fugado de Vigo desde hace más de año y medio. Una casualidad, que reactivó la investigación sobre su paradero, que se encuentra a pleno rendimiento.
Sobre la estancia en Suiza del dueño de Las 5 Jotas poco se sabe y también se desconoce cómo conoció a Acklom. Este británico  está acusado de desplumar a una mujer con la que tuvo una relación. Se apropió de los ahorros de toda su vida, casi un millón de euros, pero además fue condenado hace años en España por una estafa inmobiliaria, prometía propiedades en Reino Unido que no existían y conseguía llevarse el dinero de sus víctimas.
El británico estuvo años residiendo en España, de ahí que sepa hablar perfectamente el idioma, lo que explicaría su acercamiento al empresario vigués. Más allá de ahí se desconoce cualquier vinculación entre ambos y el encuentro que se ha dado por válido es todavía un misterio para los agentes que le siguen la pista.
El periplo del principal encausado por la macrocausa de facturas falsas podría haber finalizado, asentándose desde hace meses en  otro país de Europa. Pese al operativo especial que se puso en marcha en su momento en colaboración con la Policía suiza  para localizar a ambos fugitivos, no hubo resultado positivo alguno.n