VIGO

Padres de diabéticos enseñan a los colegios a tratar la dolencia

La asociación Anedia firmó un acuerdo con la Consellería de Educación para estos fines

La presidenta, Ana Isabel Pérez, de pie en una charla celebrada en el centro Nutrisalud de Vigo.
La presidenta, Ana Isabel Pérez, de pie en una charla celebrada en el centro Nutrisalud de Vigo.
Padres de diabéticos enseñan a los colegios a tratar la dolencia

 Los escolares con diabetes tendrán su vida un poco más fácil a partir de ahora, gracias a un acuerdo que mejorará la formación del profesorado para abordar estos casos. La presidenta de la Asociación de nenos e nenas con diabetes de Galicia (Anedia), Ana Isabel Pérez, firmó ayer un acuerdo con el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, para mejorar la atención  a estos alumnos. Se trata de promover la formación permanente del profesorado tanto en el conocimiento de la diabetes como en la promoción de hábitos de vida saludable. Anedia, una entidad de ámbito autonómico con sede en varias ciudades incluida Vigo, será su principal aliado en esta tarea.
“Las personas ante lo desconocido reaccionan con rechazo, con recelo, con miedo, y nuestros hijos necesitan que se les mire la glucemia, ponerse insulina, que se pese lo que comen, que les permitan beber en clase. Todo esto genera desasosiego en un centro educativo. Este convenio nos avala para formar a profesorado en las necesidades que tiene un niño con diabetes en la escuela y conseguir que ya que tiene que crecer con una enfermedad crónica que requiere mucha dedicación que lo hagan sin que suponga una carga todavía mayor de lo que es”. Esto explicaba ayer Ana Isabel Pérez tras la firma del acuerdo. A partir de ahora los centros educativos que tengan alumnos con diabetes tendrán un sitio en el que preguntar y podrán solicitar formación, aunque también Anedía podrá proponerlo por iniciativa propia.
“No es complicado, pero requiere unos conocimientos básicos. Hace unos días los colegios celebraron el carnaval y en algunos había orejas, filloas y otros postres. El niño con diabetes puede comer como los demás pero tiene que saber cuántos hidratos de carbono come para saber cuánta insulina inyectarse. Recomendamos que tengan una báscula y una tabla de cálculo de hidratos de carbono”. Acudirán a los colegios miembros de Anedia con formación en atención diabetológica, y en ocasiones acudirá un pediatra o una enfermera.
Fueron las asociaciones de diabéticos las que animaron a la Xunta en su día a crear un protocolo de urgencias sanitaria y enfermedad crónica aprobado hace 2 o 3 años y que incluye otras dolencias. Esto mejoró la predisposición de los centros a escuchar y atender las necesidades de estos niños, aunque tiene carencias como no fijar quien debe asumir el cuidado.