VIGO

Una oleada americana en el puerto

El trasatlántico noruego ''Viking Sky'' hizo ayer escala en la estación marítima por segunda vez en su historia, transportando a cerca de 900 pasajeros a bordo, en su mayoría originarios de los Estados Unidos

Un grupo de pasajeros del buque realizando una visita en patinete por el Casco Vello.
Un grupo de pasajeros del buque realizando una visita en patinete por el Casco Vello.
Una oleada americana en el puerto

 Como coreaban los personajes de la película ''Bienvenido, Mister Marshall'', el puerto de Vigo recibió a los americanos ''con alegría''. El trasatlántico ''Viking Sky'' atracó ayer en la estación marítima con alrededor de 900 pasajeros, procedentes principalmente de los Estados Unidos, aunque en el interior del crucero también viajaban un grupo más reducido de turistas británicos y australianos. El buque es el segundo crucero que hace escala en Vigo en lo que llevamos de año-el primero fue el ''Queen Elisabeth'' el pasado viernes 5 de enero- y repite en el puerto tras su arribada en octubre de 2018, cuando coincidió con el ''Saphire Princess''. 
El ''Viking Sky'' partió desde Barcelona este domingo y pasó por Cartagena y Málaga antes de adentrarse en la ría de Vigo. El Casco Vello vivió durante la mañana de ayer una auténtica ''invasión yankee'' con cientos de turistas recorriendo sus calles y el entorno del paseo de As Avenidas. La visita fue muy fructífera para los comerciantes y hosteleros de la zona a pesar de la brevedad, ya que el ''Viking Sky'' puso rumbo a la localidad inglesa de Portsmouth a las 14 horas.

''Mi marido y yo ya conocemos Vigo y nos gustó tanto que esta vez traemos a parte de su familia para que disfruten de su belleza'' cuenta Darren Peña, un ciudadano estadounidense con raíces gallegas que mostró a sus familiares la Colegiata y el centro de la ciudad. En torno al 65% de los pasajeros del se quedaron ayer en la ciudad, yendo por libre o en grupos de excursión, ''un dato muy positivo para el comercio y los locales de hostelería al dinamizar su economía'', señaló Ramiro Cobo, director de Vigo Cruise Terminal, la gestora de pasaje que actualmente opera en solitario en el Puerto de Vigo. 
El Mercado da Pedra y las tiendas de recuerdos llamaron la atención de aquellos viajeros que por primera vez conocían la ciudad que da nombre a la Ría. Fred y Debbie, naturales del estado de Massachussets fueron madrugadores y visitaron el parque de Castrelos, las playas y los callejones del casco antiguo, ''un lugar con mucho encanto'', reconocieron. Otros, en cambio, prefirieron descansar en el interior de la embarcación -un gran navío con nueve cubiertas y que cuenta con 465 camarotes, dos cines, spa, varios restaurantes y zonas aptas para la práctica del deporte- antes de montarse en patinetes con los que desplazarse rápidamente por todos los puntos de interés de la ciudad, conociendo la historia de Vigo y su gastronomía antes de partir hacia el Reino Unido, país en el que termina el crucero con la llegada al londinense puerto de Tilbury el sábado .
''Nos produce una gran ilusión ver que las líneas de cruceros que ya estuvieron aquí anteriormente quieren volver y repiten en este nuevo año'', aseguró Ramiro Cobo, reconociendo el atractivo del puerto vigués y esperando que 2019 sea ''un gran año'' para el crucerismo en la ciudad. 

La opinión de los pasajeros estadounidenses

Darren Peña, Marco, Deborah y Jeanne
“Me gustaría poder vivir con mi marido en Galicia, nos encanta”

ad 63

Darren Peña y Marco están casados y era su segunda vez en Vigo. Ayer estuvieron acompañados por Deborah y Jeanne, a las que mostraron los rincones históricos de la ciudad, como el entorno de la Colegiata. Darren tiene antepasados gallegos y guarda un gran cariño por esta tierra. ''Me gustaría poder vivir con mi marido en Galicia porque es una tierra que nos encanta'', reconoció. 

Fred y Debbie
“Es un lugar con mucho encanto que estamos descubriendo”

ad 62

 Fred y Debbie llegaron en el crucero y nunca habían pisado suelo vigués. Este matrimonio de Massachusetts (EE.UU.) quiso aprovechar la escala para recorrer buena parte de la ciudad. ''Estuvimos en Castrelos, las playas, el puerto y ahora estamos conociendo el centro. Es un lugar con mucho encanto y nos llama la atención que haya tanta piedra'', comentaron en el Casco Vello de Vigo. n