SANIDAD

La constructora del hospital entrega la obra el 15 de abril del próximo año

Será el pistoletazo de salida para la reordenación sanitaria con el cierre de la torre del Xeral y otros centros

El nuevo hospital cobra cuerpo,
El nuevo hospital cobra cuerpo,
La constructora del hospital entrega la obra el 15 de abril del próximo año

La unión temporal de empresas que construye el nuevo hospital de Vigo y que lidera Acciona prevé entregar las obras a la Xunta de Galicia el próximo día 15 de abril del próximo año. A partir de esa fecha se pondrá en marcha la reordenación sanitaria de Vigo, que contempla  el cierre de la torre del  Hospital Xeral (se salvan los anexos de Rehabilitación, Otorrino y Hospital de Día, y las Urgencias que absorven el PAC de Bolivia), la reconversión del Meixoeiro que será sobre todo un centro de cirugía mayor ambulatoria una vez descartado que sea un centro de oncología de primer nivel, o los cierres del Rebullón (se traslada el servicio al NicolásPeña) y el traslado de los servicios que se prestaban en los centros de especialidades de Coia y de A Doblada al nuevo hospital. Antes de eso, vendrá el equipamiento del nuevo hospital que llevará un tiempo y el traslado de los pacientes, que estaba previsto para verano de 2015 y que  tardará como mínimo un mes porque se hará de forma escalonada.
El gerente del área sanitaria, Mario González, fue el fichaje de la  Consellería de Sanidad para pilotar este cambio en el mapa sanitario de la ciudad y desde su toma de posesión hace un año dedica la mayor parte de su jornada a este asunto. Mientras, no deja de recibir noticias que ensombrecen el día a día, como los graves problemas de las fachadas del Meixoeiro que filtran agua y que provocaron la decisión de la Xunta de invertir 4 millones de euros en su reparación aunque la idea inicial era esperar a tener el nuevo hospital. Otro varapalo fue el escrito de 29 jefes de servicio del Chuvi, que son la mayoría, molestos por el desvío de 300.000 pacientes a Santiago y la pérdida de referencias sanitarias, que redujeron las expectativas que se habían creado para el nuevo hospital de Vigo. Junto a esto, las protestas de la Plataforma de la Sanidad Pública contra el modelo de  construcción del hospital y ahora el nuevo giro del gobierno municipal que siempre se negó a pagar las acometidas de esta infraestructura y ahora cambió de opinión para lograr el voto del PP a los presupuestos municipales. n