VIGO

”Nada hacía sospechar que el paseo se iba a venir abajo con el festival marisquiño"

A Darío Cedres Correa se le entregará hoy una Medalla al Mérito a la Protección Civil con distintivo rojo, que reconoce el "heroísmo y la solidaridad".

Darío Cedres, ayer en Vigo. Hoy recibe una medalla.
Darío Cedres, ayer en Vigo. Hoy recibe una medalla.
”Nada hacía sospechar que el paseo se iba a venir abajo con el festival marisquiño"

Él es el marinero del Real Club Náutico que está de guardia por la noche en el puerto deportivo que ayudó en el rescate de decenas de personas desde su lancha neumática en el accidente del festival O Marisquiño del pasado mes de agosto, que se saldó con más de cuatrocientos heridos.
Desde entonces, reconoce que ha contado la historia docenas de veces. Hoy, otra vez, insistiendo en que nada hacía presagiar lo que sucedió.

¿Qué fue lo que vivió aquella noche, cómo se enteró del derrumbe del paseo?
Recibí una llamada de la organización del evento donde me decían que estaban cayendo chicos al agua. Me acerqué la más rápido que pude, pensado que eran cuatro borrachos. No  me imaginé que fueran tantos. Vi gente en el agua, y en la barandilla, los que caían al mar no es sólo que cayeran, es que les venía gente encima. Sacamos a los que estaban más lastimados, la mayoría en pánico, sobre todo las niñas, poco a poco hasta el  pantalán. Luego mucha gente se acercó y echó una mano, sobre todo a las ambulancias que estaban destinadas. La verdad es que fue todo muy rápido, en cinco o seis minutos ya había pasado todo.
Usted ha contado que hubo suerte con que la marea estaba en ese momento muy baja, si no habría habido víctimas.

La gran suerte que tuvieron todos es que la marea estaba baja. Porque el paseo se abrió como compuertas, un lado como si fuera una rampa hacia el mar. Con seguridad, con marea alta los que quedaron abajo habrían muerto ahogados. Tuvieron mucha suerte, porque no era una marea baja normal sino una de las dos o tres mareas extraordinarias que pasan el año.

¿Cuándo se enteró de que le habían premiado? 
Me mandaron una carta hace una semana.

¿A cuantas gente pudo haber salvado?
La verdad, no lo sé, calculaba que sobre 50 personas, porque hice varios viajes con gente, cinco al menos, en cada uno con ocho o nueve personas que había caído al agua.

¿Le sorprendió que se viniera abajo el paseo? ¿Había visto antes que la estructura estaba en malas condiciones? 
No es mi trabajo. Unos días antes, muy poco antes, hubo un festival organizado por Sea Feast en el mismo sitio y nada hacía sospechar que se fuera a caer, que se viniera abajo. Supongo que ahora tendrán que hacer algo nuevo con el paseo, de granito o piedra. Puedo decir que el dispositivo de intervención que montó la Policía y Bomberos fue muy rápido.