FOMENTO DESTACA LA IMPORTANCIA DEL TÚNEL DEL AVE DE AS MACEIRAS-VIGO, QUE SERÁ EL CUARTO MÁS GRANDE DE ESPAÑA

Los grandes colosos del noroeste, en marcha

Las líneas que extenderán la alta velocidad por el noroeste peninsular, la mayoría de ellas en construcción como la que enlazará Madrid con Vigo, incluyen los mayores túneles ferroviarios de España, dos de ellos ya en servicio. Éstos son los túneles de Pajares y Guadarrama, que con 24 y 28 kilómetros, figuran entre también entre los más largos del mundo. Las tuneladoras que trabajan en As Maceiras, A Lebre y A Miñoca, formaron parte de la construcción de este último.
Los grandes colosos del noroeste, en marcha
La alta velocidad conectará a Vigo con el resto de la península en 2015, según la última fecha facilitada por el ministro de Fomento, José Blanco. Para que sea posible, dos tuneladoras avanzan con precisión bajo el monte de A Madroa, construyendo el que será el cuarto túnel más largo de toda España. Los trabajos comenzaron hace seis meses y las tuneladoras ‘A Miñoca’ y ‘A Lebre’ ya han excavado algo más de un kilómetro, una longitud mucho más optimista que la avanzada por el ministerio hace escasamente dos meses y es que en el mes de junio Fomento confirmó que tan sólo se habían excavado 345 metros, frente a los 1.200 previstos a esas alturas del año. Superados los seis primeros meses, las dos tuneladoras ya avanzan a un ritmo que roza los 400 metros al mes (los que se calculaban en las previsiones iniciales) para construir el túnel de As Maceiras, que contará con 8.266 metros de longitud y que se convertirá en el cuarto más largo de España tras los de Guadarrama (28 kilómetros), Pajares (24) y San Pedro (8.569 metros). Guadarrama y Pajares ya están en uso, mientras que tanto las obras de San Pedro como As Maceiras todavía no han concluido. En el caso del túnel que traerá la alta velocidad a Vigo y que salvará la interminable distancia entre Galicia y el resto de la península, las dos tuneladoras que trabajan en su construcción son las mismas que se emplearon en la del túnel de Guadarrama. Según aclaró el Ministerio de Fomento, las rebautizadas como ‘A Lebre’ y ‘A Miñoca’ fueron modernizadas tecnológicamente y reparadas en sus principales elementos. Su misión, de acuerdo al proyecto, será avanzar al mayor ritmo posible y colocar 10.171 anillos de dovelas prefabricadas de hormigón armado (para un total de 71.197 dovelas) hasta llegar en el plazo establecido al emplazamiento de la futura estación de Vigo-Urráiz, tarea en la que actualmente están empeñadas.


Cambio de planes

La creación del que será el túnel más grande de Galicia es el resultado de una modificación realizada en el estudio informativo del tramo Vigo-Pontevedra del Eje Atlántico, aprobado en junio de 2005. Este proyecto preveía para el acceso a Vigo la ejecución de un túnel de 6,5 kilómetros de longitud entre el valle de As Maceiras (Redondela) y el norte de Vigo para salvar el monte de A Madroa, que iría seguido de un tramo final de unos 3.000 metros a cielo abierto hasta la estación de Urzáiz.


El trazado cambia y el tren llega a Vigo bajo tierra

No obstante, durante la redacción del proyecto constructivo del tramo se constató la necesidad de una mayor integración urbana del ferrocarril en Vigo y tras barajar varias soluciones, la Dirección General de Ferrocarriles del Ministerio de Fomento, la Xunta de Galicia y el Concello acordaron modificar el trazado inicial para que discurriera completamente en túnel desde As Maceiras. Así, en el mes de enero se elevó a definitivo un estudio informativo complementario que prolonga el túnel previsto hasta la estación de Vigo-Urzáiz, que se construirá a una cota de 15 metros por debajo de la actual, eliminando por lo tanto todo el recorrido en superficie del ferrocarril por la ciudad, con las consiguientes ventajas medioambientales, urbanísticas y socioeconómicas. Así, el tramo ha reducido su longitud (de 9.122 a 8.647 metros) pero el túnel ha aumentado la suya en 1,7 kilómetros pasando de 6,5 a 8,2 kilómetros. Además, también varió la parte final del trazado, que ahora es más rectilíneo y directo hasta la estación final. Este proyecto, que fue adjudicado a una unión temporal de empresas por un importe de 189,5 millones de euros y está parcialmente financiado con fondos comunitarios, no varió en lo que respecta a su tipología bitubo, con sección circular y un diámetro interior libre de 8,5 metros, con ambos tubos separados 30 metros entre ejes y conectados entre sí mediante galerías transversales cada 400 metros. Como informa el Ministerio de Fomento, tampoco se varió el método constructivo, a realizar mediante las dos tuneladoras de doble escudo (‘A Lebre’ y ‘A Miñoca’), ni el terreno a horadar, básicamente compuesto por gneis, granito y paragneises.


El AVE atravesará Galicia bajo tierra

La extensión de la red de alta velocidad a Galicia, tanto a través de la línea Madrid-Galicia como del Eje Atlántico, implica la construcción de más de medio centenar de túneles en la comunidad para salvar la complicada orografía gallega. En el eje Ourense-Santiago se construyen una treintana de túneles que suman más de 28 kilómetros de longitud y entre los que destaca el de A Burata, en el subtramo Ourense-Amoeiro, que con sus 4.068 metros es el más largo del eje. En este túnel, cuyos trabajos están prácticamente finalizados, se construye también una galería de emergencia paralela de la misma longitud. Por otra parte, en el Eje Atlántico, casi medio centenar de los 155 kilómetros que separan las ciudades de Vigo y de A Coruña discurren a través de 39 túneles, algunos de ellos ya en servicio en la actualidad. El más importante de todos es el de As Maceiras, único además que se ejecuta con tuneladora y el cuarto más grande de España, pero por longitud le siguen los de Lantaño (3.860 metros), el del tramo Meirama-Bregua (3.469), el de la Varianta de Berdía (3.254), el de la Variante de Bregua (2.834 metros), Redondela (2.491) y Pousadoiro (2.355), además de otros ocho de más de un kilómetro de longitud, y todos ellos con vía en placa.