VIGO

Familias piden mejoras en la educación de niños enfermos

Critican el espacio escaso del Cunqueiro y piden más medios en la atención domiciliaria

Las jornadas de la Federación de Padres se celebraron en el Instituto Municipal de Educación.
Las jornadas de la Federación de Padres se celebraron en el Instituto Municipal de Educación.
Familias piden mejoras en la educación de niños enfermos

n n n Familias y profesores pidieron ayer mejoras en la atención educativa hospitalaria y domiciliaria que se presta en el área de Vigo en unas jornadas organizadas por la Federación Olívica de Asociaciones de Padres y Madres (Foanpas), que fueron inauguradas por la concejala de Educación Olga Alonso. “Cuando tu hijo está enfermo casi en lo único en lo que piensas es en que se ponga bien y no tienes ganas de reclamar nada, pero estos niños tienen derecho a la educación y a que la Adminisración ponga los medios necesarios porque así lo recoge un decreto y porque la escolaridad es obligatoria hasta los 16 años en España”. Esto decía ayer Natalia Dieste, madre de un niño que recibió esta atención en el Cunqueiro y a domicilio, y que ahora ya va al cole. Ella fue una de las ponentes de las jornadas. Contó que el aula del nuevo hospital estaba funcionando principalmente como “ludoteca” por falta de espacio (ocupaba una sala de 16 metros cuadrados) y que lo idóneo sería que hubiese un aula para los oncológicos (con defensas bajas) y otra para el resto. “Mi hijo tenía las defensas bajas y  yo hacía las fichas con él en la habitación”. La escuela hospitalaria de Vigo era la mayor de Galicia cuando estaba en el Xeral, con dos aulas (para niños de 1 a 8 años y otra de 8 a 16 años) y dos mil alumnos al año. Pero el Cunqueiro redujo el  espacio escolar, además de no tener enchufes, un baño cerca ni ventanas exteriores. Tras meses de espera, ya se están haciendo cambios para ampliar los espacios, crear baños y un área de recreo para los niños hospitalizados que darán un giro al aula, según confirmó el único profesor que atiende este servicio (en el Xeral eran dos), quien también negó que sea una simple “ludoteca” y añadió que ahora hay menos niños ingresados que en el viejo Xeral porque se potenció la cirugía ambulatoria pediátrica. 
Las aulas hospitalarias se crearon mediante un acuerdo entre las consellerías de Educación y Sanidad, mientras que la atención educativa domiciliaria se introdujo por la reclamación de padres con niños enfermos de leucemia, Foanpas, la asociación Madres en Acción y la Asociación Española contra el Cáncer, según explicaron. A día de hoy el servicio consiste en que una profesora acude un día a la semana cinco horas a casa del paciente. “Cuando yo estaba la profe tenía cinco alumnos, un día iba a Baiona, otro a Vigo, a Nigrán, etc, pero entró un sexto niño y me dijeron que me iban a reducir las horas. Protesté y quedó como estaba”.
Aurora Murias fue la primera maestra del servicio de atención domiciliaria en Vigo y en Galicia, y ayer participó en la jornada. Destaca que para estos niños lo más importante es trabajar las emociones, en segundo la relación con sus compañeros y por último lo académico. Por eso ve fundamental que los profesores tengan una formación específica y opina que recibir clase cinco horas un solo día no es lo más adecuado para estos niños.n