VIGO

Expertos reclaman actuar con urgencia contra la procesionaria

Biólogos de la Diputación señalan que la sequía favorece la aparición de esta especie

Detalle de la procesionaria, un tipo de oruga.
Detalle de la procesionaria, un tipo de oruga.
Expertos reclaman actuar con urgencia contra la procesionaria

 La Estación Fitopatológica de Areeiro, que depende de la Diputación de Pontevedra, advirtió en un aviso fitopatológico extraordinario de la necesidad de actuar con urgencia contra la procesionaria del pino, sobre todo en los parques públicos, con el fin de evitar problemas de salud para la población. 
Los técnicos indican que hay que eliminar y destruir los bolsones de las orugas, promover la presencia de aves insectívoras, colocar barreras cónicas en los troncos para evitar que las orugas lleguen al suelo, y aplicar insecticidas para impedir que se entierren.
El personal de la Unidad de Artrópodos de la EFA señala que este año tuvo unas especiales condiciones climáticas de sequía (con la mitad de la lluvia acumulada habitual en nuestra zona) y temperaturas anormalmente elevadas, lo que favoreció el adelanto en los ciclos de algunas plagas como es el caso de la procesionaria del pino. De hecho, destacan que si en la campaña pasada ya se habían detectado procesiones de enterramiento a primeros de enero, este año el adelanto aún es mayor, pues ya se están produciendo en algunas zonas. La bióloga Rosa Pérez recuerda que las orugas de la procesionaria poseen pelos urticantes que liberan cuando se sienten amenazadas, y que pueden producir reacciones alérgicas e inflamatorias: urticarias y dermatitis, conjuntivitis, diversos síntomas respiratorios y, en el caso de personas muy sensibles, incluso reacciones anafilácticas.
Algunos de estos síntomas aparecen de manera inmediata y otros suelen aparecer horas después pero persisten varios días. También los perros se pueden ver afectados con lesiones e inflamaciones en algunos casos graves en los tejidos de la lengua y de la boca, e incluso necrosis.
Debido a que no es imprescindible el contacto directo con las orugas para que puedan producir esos efectos, advierten que hay que tener cuidado al pasear por parques o jardines con presencia de pinos con bolsones y que bajo ningún concepto se deben tocar las orugas.