VIGO

“Estaba de oyente y acabé de intérprete en el juicio”

Miguel, ayer, en los juzgados de Vigo.
Miguel, ayer, en los juzgados de Vigo.
“Estaba de oyente y acabé de intérprete en el juicio”

El primer alumno con Asperger graduado en Interpretación por la Universidad de Vigo, Miguel Alonso, puso en práctica sus conocimientos en una sala de justicia por primera vez esta semana. Miguel se convirtió en “intérprete accidental” tras haber acudido a un juicio como oyente.
“Me había apuntado a las listas de una empresa para ejercer mi profesión y decidí acudir a un juicio donde declaraba un ciudadano británico para conocer cómo se trabaja en este ámbito”. Una compañera suya de facultad se encargaba de traducir al acusado pero ante la imposibilidad de hacerlo correctamente, según la jueza, fue invitada a salir de la sala. “El juicio se iba a suspender, así que me ofrecí primero a la familia y después a la jueza para sustituirla y la verdad es que no me resultó my difícil”, explicó ayer a su llegada a los juzgados de Vigo donde realizó el papeleo para compulsar el trabajo que desempeñó.
Miguel, que padece un problema de salud y Asperger, se mostró satisfecho con su primera experiencia como intérprete en los juzgados. Reconoció que en su profesión “hay mucha precariedad” y aseguró que se necesita “conocimientos para poder llevar a cabo con éxito el trabajo de un intérprete”.
Nunca se imaginó que tuviera que estrenarse en un juicio el mismo día en el que acudía a ver cómo se desarrollaba la vista, “no lo dudé, porque si no el juicio tendría que suspenderse”.