VIGO

El control del alcohol en la calle sumó casi un centenar de denuncias en Vigo

La mayoría son por "botellón" y por permitir bares la entrada a menores. La mitad de los adolescentes vigueses consumen alcohol en la calle y el 60% se emborracha.

Un botellón multitudinario en 2018 en la zona de las Avenidas y Montero Ríos.
Un botellón multitudinario en 2018 en la zona de las Avenidas y Montero Ríos.
El control del alcohol en la calle sumó casi un centenar de denuncias en Vigo

 La Policía Autonómica realizó más de 650 inspecciones por consumo de alcohol y presentó 92 denuncias, la mayoría por botellón, entre 2017 y 2018 en Vigo, según los datos de la Consellería de Xustiza. Sumando el área metropolitana, incluyendo Redondela, Mos, Porriño, Gondomar, Nigrán y Baiona, hay que añadir 60 denuncias más y otras 230 inspecciones en calles y bares. El levantamiento de la denuncia por la Policía autonómica es el primer paso dentro del proceso administrativo, luego es la Consellería de Sanidade la que se ocupa de fijar la cuantía de la sanción según el tipo  y la competencia sancionadora.

La buena noticia es que en 2017 la actividad fue mucho más importante que en 2018, con 403 inspecciones y 67 propuestas de sanción hace dos, frente a 249 controles y 25 multas en el pasado ejercicio.  Según explica desde Xustiza, dicha disminución  se debería básicamente "al efecto disuasorio de las campañas anteriores". No obstante, la vigilancia se mantiene y en 2019 ya se ha realizado 35 inspecciones con dos denuncias formuladas por consumo de alcohol.

El departamento autonómico precisa sobre las denuncias que la mayoría son por consumo de alcohol en la vía pública (botellón), mientras que las presentadas en bares son por permitir la entrada a menores de edad y, en un pequeño porcentaje, por consumo de alcohol.
Según los últimos datos que manejan las entidades colaboradoras de Sanidade en Vigo, el 63 por ciento de los chicos vigueses entre 14 a 18 años han hecho botellón en el último año, tanto ellos como ellas, y la mitad de los jóvenes de 17 años han tenido "atracones" de  alcohol, pese a que está prohibido: más de cinco consumiciones en dos o tres horas. Otro dato: el 61 por ciento entre los 14 y 18 años reconocen que se han emborrachado alguna vez en su vida. Además, el 9 por ciento de las muertes entre 15 y 29 años es por consumo de alcohol: lo tienen en sangre al hacer autopsia. Por la semana son abstemios, pero se dan atracones los fines de semana con riesgo para la salud física y mental.