EL CAMBIO EN EL LITORAL VIGUÉS

El Concello inicia el proceso para desarrollar el nuevo Samil

En marcha el proceso para demoler el hotel y construir un moderno complejo hostelero

El hotel Samil, cerrado desde hace dos años. Ninguna de sus habitaciones da hacia la playa.
El hotel Samil, cerrado desde hace dos años. Ninguna de sus habitaciones da hacia la playa.
El Concello inicia el proceso para desarrollar el nuevo Samil

El Concello prevé iniciar este mismo mes la licitación pública de los pliegos para la adjudicación del nuevo hotel Samil a través de la venta de la parcela y el derribo del actual edificio, construido en los años setenta y cerrado hace dos al finalizar el permiso municipal. 
El nuevo complejo  tendría que funcionar como mascarón de proa del turismo vigués y de todo el entorno playero, y para ello deberá reunir otras características muy distintas al actual y de hecho, en el concurso de valorará de forma muy especial la mejora urbanística y medioambiental del entorno. El objetivo es que se convierta en un factor de promoción turística local con un complejo mejor integrado en Samil. En esta ocasión se descarta la concesión y se ha optado por la venta directa de la parcela para construir sobre ella en condiciones tasadas.
Las firmas interesadas tendrán que  presentar un anteproyecto de las obras a realizar donde se valorará la imagen exterior del edificio y su integración en el entorno, valorándose con la máxima puntuación la mayor armonización. Además, contará la mejora en la imagen y calidad del sólido a construir y las medidas medioambientales y de eficiencia energética. 
Por otra parte, también se valorará a la hora de la venta la propuesta de servicios y promoción de la actividad turística de la ciudad de Vigo, incluyendo en este aspecto los servicios complementarios al uso hotelero así como las actuaciones previstas para dar a conocer el hotel a nivel nacional e internacional entre clientes y empresas. 
Por último, el Concello exige solvencia económica y técnica a las firmas licitadoras, teniendo que acredita haber gestionado en los últimos años establecimientos similares.
En estos momentos la tasadora inmobiliaria Tinsa -la más prestigiosa- está realizando un informe sobre la parcela y a continuación se pondrá en marcha el procedimiento de licitación pública, con la idea que la adjudicación esté terminada a principios de 2018. La sociedad ganadora tendrá además que proceder a la demolición del actual edificio en un plazo de dos meses una vez se otorgue  la licencia municipal. 

un hotel de cuatro pisos, frente a las 7 plantas de hoy

La parcela del hotel tiene una superficie total de 10.260 metros cuadrados y el edificio a demoler dispone de un total de siete plantas, bajo y semi-sótano, con un total de 165 habitaciones. Además hay una piscina y pistas deportivas.  En total, la superficie construida computable asciende a 10.655 metros cuadrados en todas sus plantas. Como curiosidad ninguna de las habitaciones daba directamente a la playa. 
El nuevo complejo a construir en su lugar sólo podrá tener cuatro alturas en bloques aislados, prohibiéndose la disposición en forma de pantalla para favorecer una mejor visión paisajística y con un mínimo de 50 plazas de alojamiento. Los usos previstos en la normativa urbanística son los de establecimiento hotelero y alojamiento turístico. Los usos tolerados serán los servicios propios del uso hotelero y turístico  como las salas de reunión o espectáculos, que no produzcan molestias, viviendas y  oficinas indespensables para el funcionamiento de la actividad, deportivos y jardinería. Las instalaciones anexas no superarán el 10 por ciento de la superficie total y podrán quedar englobadas en la edificación principal, destaca el ayuntamiento en la descripción de la parcela, donde de forma terminante se prohíbe el resto de usos. Por tanto, no podría acoger un casino, como se había barajado.