OPTAN A SER BOMBEROS Y POLICÍAS EN VIGO

La codiciada plaza de bombero y policía

Unos 650 jóvenes realizaron ayer la primera de las dos pruebas para optar a una de las 22 plazas que el Ayuntamiento de Vigo ha convocado para estos dos cuerpos. “Son los exámenes más duros de España”, opinan.

Los aspirantes a bombero, antes de iniciar el examen tipo test, que realizaron sentados en sillas sin ningún tipo de apoyo.
Los aspirantes a bombero, antes de iniciar el examen tipo test, que realizaron sentados en sillas sin ningún tipo de apoyo.
La codiciada plaza de bombero y policía

 Hacía varios años que no se convocaba ninguna plaza para ingresar en el Cuerpo de Bomberos y en la Policía Local de Vigo. Ayer, unos 650 jóvenes se dieron cita en el Pavillón Polideportivo de Navia para optar a un total de 22 plazas, correspondientes a las ofertas públicas de empleo de los años 2014, 2015 y 2016. Una primera jornada en la que se evaluaba la parte teórica, tras la cual los aprobados tendrán que ser convocados para la parte práctica; es decir, para las temidas pruebas físicas donde se miden rendimiento y tiempos y que determinarán quién se hará finalmente con el preciado puesto al que concurrieron aspirantes de toda España.

Los primeros en abrir fuego fueron los candidatos para bombero: más de 350 inscriptos —aunque muchos cursaron baja de última hora al no presentarse— para 22 plazas; es decir 15 aspirantes por puesto. Antes de la prueba, que comenzó a las 13 horas, los nervios se palpaban ante las puertas del pabellón, donde los jóvenes, muchos acompañados de sus parejas, aguardaban a que leyesen sus nombres para entrar al recinto a realizar el examen tipo test, eso sí, sin móviles ni smartwatch ni ningún otro tipo de dispositivo electrónico.
“Son una de las oposiciones más duras de España, sobre todo en la parte física”, comentaba Joaquín Varela, de 34 años y llegado de Santiago. “Calculamos que solo unas 50 personas pasarán el corte para optar a las diez plazas”.
Para César López, un palentino de 35 años residente en Galicia, esta era la cuarta vez que opositaba y, al igual que el aspirante anterior, señalaba que lo más duro era la parte física. “Te exige entrenar todos los días”.
Muchos de los jóvenes se preparan en una academia y se presentan allí donde haya una convocatoria, como Sergio Fraga, lucense de 23 años que se estrenaba ayer en una oposición de este tipo. “Yo busco un trabajo estable y aunque ahora soy almacenista siempre me atrajo estar en un cuerpo de seguridad”, confesaba.

una sola aspirante
La presencia de la mujer en los cuerpos de bomberos aún es minoritaria, casi testimonial, y, en el caso de Vigo, su presencia es nula. Ayer, de las varias inscritas, solo una se presentó para luchar por un puesto.
Ya por la tarde, tomarían el relevo los aspirantes a policía local. En total, en Vigo están en juego 10 plazas de bomberos y otras dos de conductor-bombero así como 10 para policía, a las que este año hay que sumar las plazas de promoción interna: dos de sargento de extinción de incendios y otra de oficial de policía local, además de otras cuatro por movilidad horizontal (para traslado de agentes de otras policías locales). n