ELECCIONES EN LA UNIVERSIDAD DE VIGO

Captar talento, diálogo y menos papeleo, en el debate electoral

Los candidatos Manuel Reigosa y Emilio Fernández confrontaron su programa de gobierno

Manuel Reigosa y Emilio Fernández, con los candidatos a vicerrector de Ourense.
Manuel Reigosa y Emilio Fernández, con los candidatos a vicerrector de Ourense.
Captar talento, diálogo y menos papeleo, en el debate electoral

 Los candidatos a rector de la Universidad de Vigo para las elecciones del próximo día 23 de abril, Emilio Fernández (Ideas que Suman) y Manuel Reigosa (H2040), protagonizaron ayer su primer debate público en el aula magna de la Facultad de Derecho del Campus de Ourense. Fue un “duelo” de guante blanco, en el que mostraron numerosas coincidencias en su diagnóstico, como la pérdida de la ilusión de parte de la comunidad universitaria por distintos factores como la aplicación “lesiva” del decreto Wert, la excesiva burocracia que soportan profesores y personal, la falta de diálogo que hubo con los distintos sectores o la necesidad de potenciar la investigación para seguir escalando puestos internacionales. Fue quizá la falta de diálogo con los distintos sectores de la comunidad universitaria la principal crítica de Manuel Reigosa al actual equipo de gobierno que lidera Salustiano Mato.
La receta para el futuro sí es diferente en cada candidato y  ayer explicaron además su propuesta concreta para el Campus de Ourense. Este jueves celebrarán el segundo debate en el Campus de Vigo y el día 18 el tercero y último en Pontevedra. Para Emilio Fernández es fundamental elaborar un plan estratégico para definir los objetivos para los próximos diez o quince años, mientras Reigosa insistía en su mensaje de la Universidad de las personas. En  materia de docencia, ambos candidatos comparten que no se debe superar un máximo de 240 horas de clase, pero la forma de ejecutarlo es distinta en cada caso. Para los alumnos, Ideas que Suman explicó las medidas para fomentar la empleabilidad y para que ningún alumno se vea perjudicado por dificultades económicas, mientras Reigosa puso el acento en la captación de más alumnos y lanzó la idea de virtualizar las titulaciones y apostar más por la modalidad semipresencial. En investigación,  Reigosa planteó crear una Oficina de Proyectos para buscar nuevos caladeros y Fernández un plan de captación de talento de alto nivel internacional y para los posdoctorados “de la casa”. Ambos coincidieron al presentar un paquete de medidas para apoyar a los investigadores. Abogaron también por la administración electrónica.