VIGO

La era Abel Caballero celebra una década

El regidor hizo balance del paso de ecuador en su tercer mandato, contraponiendo la estabilidad de Vigo con el parón de los alcaldes del cambio

El alcalde Abel Caballero posó ayer con los 16 concejales de su gobierno  en el primer balance de la primera mitad de su tercer mandato.
El alcalde Abel Caballero posó ayer con los 16 concejales de su gobierno en el primer balance de la primera mitad de su tercer mandato.
La era Abel Caballero celebra una década

 Una imagen vale más que mil palabras. Y la que Abel Caballero eligió para ilustrar el balance de la primera mitad de su tercer mandato fue la Porta do Sol llena en el concierto reivindicativo para exigir el AVE directo Vigo-Madrid. “Es el momento de dar cuentas”, afirmó el regidor ante un aforo reducido de medio centenar de espectadores. Ayer fue una fecha especial para su gobierno porque “es la del 222, dos mandatos, más dos años, más dos días (el paso de ecuador oficial se cumplió el sábado)”, indicó.


Así, acompañado por la proyección de gráficos y fotografías, Caballero hizo un repaso a sus aportaciones en estos diez años: 820 humanizaciones (90 en los dos últimos años con más de 100 kilómetros de asfaltado), 150 nuevos parques infantiles, 75 áreas biosaludables, más de 5.000 nuevos árboles en la ciudad y más de 40.000 plantaciones en las zonas verdes; 4.500 bancos; 5.000 usuarios de Vigosónico y 25.000 en los campamentos infantiles de verano; 1.500 alumnos en las escuelas municipales; 5.000 becas de comedor; los 30.000 empleos; los 150 millones de euros invertidos en diez años en Política Social o los 11.000 participantes en eventos deportivos: “porque en Vigo ya no hay modalidades minoritarias”, puntualizó. Además nombró entre otras áreas de acción, las becas de inglés, el esfuerzo hecho en la recuperación del Patrimonio, en Igualdad, en Normalización Lingüística; la recuperación del aeropuerto, con 20 rutas operativas; las nuevas líneas de autobús al Cunqueiro; los beneficios a las motos; las reformas en Balaídos, las bibliotecas de la UNED y la Neira Vilas “que pasó de ser de barrio a convertirse la central de Vigo”, dijo o las acciones de Vigo Vertical, ascensores, escaleras mecánicas o cintas transportadoras para salvar la orografía.


En tan amplia enumeración también hubo tiempo para los reproches y estos estuvieron dirigidos a la Xunta, “causante, según Caballero, de la anulación del Plan General” y de “reventar el Área Metropolitana, el gran objetivo de Vigo, que a punto estuvo de conseguirse” y aseguró que se logrará en dos años “tras las próximas elecciones municipales”. Caballero dedicó un apartado de su discurso a enumerar los momentos en que la ciudad tuvo que defenderse: por las cajas de ahorros, por el aeropuerto, por el naval contra el tax-lease, por la Sanidad Pública.
“Conseguimos el Registro y el Juzgado Mercantil, un gran Auditorio y la recuperación de los Cascos Vellos; y están en marcha la estación del AVE e con una nueva salida en túnel; la regeneración de la Panificadora; la humanización de la Avenida de Madrid o el Puente de Rande”, indicó.


Asimismo, para los próximos años, Abel Caballero se marca objetivos claros: la peatonalización de la Porta do Sol; A Reconquista como Fiesta de Interés Nacional, y Cíes, Patrimonio de la Humanidad: “Después de cuatro años de trabajo, el proyecto sigue vivo”.


Con esto el alcalde finalizó el balance de su gestión, asegurando que seguirá en la misma línea “para poner a Vigo en el lugar que le corresponde como ciudad”.