SOCIEDAD

Una vuelta al cole más saludable

¿Qué pautas alimentarias podemos reforzar los padres aprovechando el inicio de la rutina escolar?
 

Las frutas son opciones deliciosas para hacer meriendas sanas.
Las frutas son opciones deliciosas para hacer meriendas sanas.
Una vuelta al cole más saludable

La vuelta al cole enlaza a rutinas de horarios y actividades oportunas para progresar en los hábitos de alimentación escolar. Los padres pueden influir de forma positiva y educar a sus hijos en modelos alimenticios saludables, siendo activo en algunas prácticas de alimentación importantes en la niñez como: 

4 Promover con ejemplo el consumo de comidas nutritivas y variadas. Los niños imitan los comportamientos observados, por tanto, es predictivo que adopten los mismos hábitos y comportamientos alimentarios de las personas con las que convive. Comparta con los más pequeños menús nutritivos que incluyan lácteos, huevos, pescados, frutas, verduras, legumbres, patatas.
4 Ampliar el protagonismo de frutas y verduras en la mesa. Una mayor y mejor exposición a las verduras (aunque en un principio no le gusten al niño), aumenta la posibilidad de prueba, consumo y finalmente gusto por ellas. La forma de presentar las frutas y las verduras en el plato también influye en el consumo, los niños comen más frutas cuando se presentan en forma divertida que cuando se sirven simplemente en un plato.
4 Orientar en el consumo de los alimentos sin presionar. Dar margen para la auto-regulación del apetito del niño y el gusto por los alimentos es muy positivo. Conviene que los niños sepan cuando tienen hambre y cuando están llenos.
4 Organizar horarios y rutinas familiares de alimentación. Merece la pena sacar tiempo y esfuerzo para comer en familia. El tiempo reservado para compartir con los más pequeños algunas de las comidas del día, suma un espacio excelente de aprendizaje tanto de crecimiento (unidad familiar, comportamientos...) como de nutrición (promoción de la alimentación saludable, hábitos, higiene, etc.) 
4 Permitir que los niños se involucren y colaboren a medida que van creciendo con los hechos alimentarios como la compra y preparación de los alimentos,  despierta su interés y conocimiento. Visitar el mercado o la tienda de comestibles es una buena oportunidad para que los niños descubran y prueben nuevos alimentos, para que aprendan sobre la compra y para que conozcan los alimentos locales y de temporada. 
4 Ofrecer desayunos y meriendas nutritivas. Aumentar la frecuencia de frutas, bocadillos o lácteos poco azucarados en las meriendas, ayuda para no exceder el consumo de alimentos azucarados y bollería. 
4 Servir comidas con el tamaño adecuado. Aumentar el tamaño de la ración de verdura por ejemplo y disminuir el tamaño de la ración de los alimentos excesivamente energéticos y bajos en nutrientes (dulces, refrescos, zumos azucarados, bollería...) conlleva una alimentación más saludable.
Envíe sus dudas a: