ESPAÑA

El rey pide en Portugal una europa más fuerte y solidaria

Propuso frente al primer ministro luso que ambos países caminen juntos para "influir positivamente"

Los reyes, durante el brindis de la cena de gala que les ofreció el primer ministro Antonio Costa.
Los reyes, durante el brindis de la cena de gala que les ofreció el primer ministro Antonio Costa.
El rey pide en Portugal una europa más fuerte y solidaria

n n n El rey de España afirmó ayer que se necesita "una Europa más fuerte y más solidaria", ante el primer ministro portugués, Antonio Costa, en el brindis de la cena que ofreció al monarca y a la Reina Letizia en el Palácio das Necessidades de Lisboa con motivo de su visita de Estado a Portugal.
La cena cerró la agenda de la segunda jornada de este viaje de tres días que los reyes de España comenzaron el lunes en Oporto y que concluirá hoy en Lisboa tras un importante discurso del jefe del Estado español ante la Asamblea de la República portuguesa.
"Hoy en día, cuando en ocasiones se cuestiona el proyecto europeo, es evidente que necesitamos una Europa más fuerte y más solidaria, una Europa que impulse el crecimiento económico y la creación de empleo", manifestó Felipe VI ante los 80 invitados al banquete oficial.
Dijo también que esta Europa reforzada tiene que ser capaz de "dar respuestas concretas a los ciudadanos", en definitiva, "una Europa unida en torno a los valores y principios fundacionales que nos han permitido durante muchas décadas vivir en paz, libertad y prosperidad".
En línea con este mensaje europeísta, Felipe VI, que al hablar combinó el español con el portugués como en todos los discursos de su visita a Portugal, hizo referencia a la "magnífica oportunidad estratégica" que supone la "sintonía" entre España y Portugal en diversos ámbitos. Explicó que se trata de mostrar "nuestro compromiso profundo y solidario" con el proyecto de la Unión Europea (UE) y también la capacidad de ambas naciones para "influir positivamente" en su desarrollo.

lisboa, punto de encuentro
Antes de asistir a la cena en el Palácio das Necessidades, sede del ministerio de Exteriores, los reyes Felipe y Letizia habían sido agasajados en el ayuntamiento de Lisboa, ciudad a la que llegaron procedentes de Oporto.
Tras recibir la Llave de la ciudad de manos del alcalde, Fernando Medina, en el Salón Noble del consistorio, el monarca pronunció unas palabras de agradecimiento, en las que recordó que en esa misma sala estuvieron su padre, el rey Juan Carlos I, y su bisabuelo, Alfonso XIII. El monarca destacó que Lisboa se haya convertido en destino preferente para muchos españoles, ciudad de la que dijo había sido escenario de grandes transformaciones que la habían convertido en "una gran capital europea, abierta y cosmopolita", manteniendo su encanto y personalidad de siempre. Es además un "punto de encuentro" de culturas, algo que, aseguró, quedará patente el próximo año cuando sea Capital Iberoamericana de la Cultura.
Por la mañana, los monarcas  comenzaron el día con una visita a la Universidad de Oporto para conocer dos entidades punteras en investigación, el Parque de Ciencia y Tecnología (UPTEC) y el Instituto de Investigación e Innovación en Salud. Como obsequio, los reyes de España se llevaron de la Universidad un violín fabricado con fibra de carbono con una impresora 3D.
Desde allí se dirigieron al histórico edificio del Palacio de la Bolsa, donde tiene su sede la Asociación Comercial de Oporto, para presidir un almuerzo con un centenar de invitados, en su mayoría empresarios portugueses y españoles, a los que el rey agradeció su "esfuerzo, tenacidad y sacrificio" durante los años de crisis.n