ESPAÑA

La policía ha detenido en 2015 a 201 personas por corrupción

Cosidó afirma que esta práctica, junto al terrorismo, es una de las amenazas de la democracia

El director de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó.
El director de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó.
La policía ha detenido en 2015 a 201 personas por corrupción

La Policía Nacional detuvo a 201 personas desde principios de año en operaciones en España contra la corrupción, una práctica que supone junto al terrorismo una de las principales amenazas para la democracia, según advirtió el director de la Policía, Ignacio Cosidó.
Cosidó clausuró en Barcelona unas jornadas sobre la financiación irregular de los partidos y del terrorismo, organizadas por la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), en las que se puso de relieve la necesidad de combatir el blanqueo para erradicar tanto la corrupción política como el terrorismo. En su intervención, Cosidó detalló que en 2015 la Policía Nacional abrió un total de 22 investigaciones por casos de corrupción, por delitos como el cohecho, la malversación o el tráfico de influencias, que se suman a algunas de las 233 que se abrieron en el período 2012-2014 y que aún siguen abiertas.
En el período 2012-2014, la Policía Nacional investigó a 1.944 personas y detuvo a 803 sospechosos de corrupción, con un incremento del 50% de los casos abiertos en 2014, año que en el que el número de arrestados superó por poco los 200, cifra que casi se alcanzó en los primeros meses de 2015. Cosidó detalló que casi la mitad de las investigaciones abiertas por la Policía Nacional por corrupción en España desde 2012 lo son por el delito de cohecho, el 43% por malversación, el 37% por prevaricación y el 80% por los tres delitos.

políticos, situación compleja
No obstante, reconoció que la lucha contra la corrupción política es "particularmente compleja", ya que demostrar un soborno o una financiación ilegal es "complejo judicial y policialmente", ante la falta de rastro documental que acostumbran a dejar estos casos, si bien el grado de eficacia supera el 50%.
Respecto al terrorismo yihadista, Cosidó indicó que en España la Policía Nacional abrió en 2015 un total de 11 operaciones, con 25 detenidos, de las que tres fueron en Cataluña, con 11 arrestados. Cosidó advirtió de que, tanto el terrorismo como la corrupción, siendo de naturaleza distinta, constituyen una de las "principales amenazas" para la democracia, y apuntó que ambas se viven "con intensidad" en Cataluña, donde actualmente la Policía Nacional mantiene activas nueve operaciones sobre corrupción.
Cosidó apuntó que no se puede garantizar al 100% la seguridad de un país ante la amenaza terrorista, ya que ello supone una "utopía imposible", si bien apuntó que los españoles pueden estar "satisfechos" de la labor de las fuerzas de seguridad del estado, ya que hacen lo que "humanamente pueden" en la "lucha" contra el terrorismo.
Al igual que había sostenido horas antes en las jornadas el magistrado Javier Gómez Bermúdez, que presidió el juicio por los atentados por el 11M, Ignacio Cosidó advirtió a los presentes que cometer un atentado yihadista es "relativamente barato". Sin embargo, también consideró, al igual que Gómez Bermúdez, que las conexiones entre los terroristas yihadistas y los grupos criminales clásicos facilitan las investigaciones.