ESPAÑA

Jordi Turull, Rull y Sànchez apelan al caso de La Manada

Argumentan al TS que nadie ha sido acusado de sedición por las protestas contra la sentencia

Turull, antes de una de sus comparecencias ante la Audiencia Nacional.
Turull, antes de una de sus comparecencias ante la Audiencia Nacional.
Jordi Turull, Rull y Sànchez apelan al caso de La Manada

n n n Los exconsellers Jordi Turull y Josep Rull y el diputado de JxCat Jordi Sànchez han recurrido ante el Tribunal Supremo su procesamiento, argumentando que, a diferencia de su caso, nadie ha sido acusado de sedición por las protestas contra La Manada, en las que el ministro tuvo que salir escoltado.
La defensa de los tres acusados ha recurrido al Supremo el auto del juez Pablo Llarena para procesarlos por los delitos de rebelión y malversación, en un escrito en el que defienden que las concentraciones del 1-O o del 20 de septiembre pasado ante la consellería de Economía son "actos legítimos de protesta ante actuaciones judiciales". 

protestas ciudadanas
Del mismo modo, en su escrito, el abogado Jordi Pina subraya que "tampoco consta que se haya procesado a nadie por sedición en los recientes hechos de protesta ciudadana por la sentencia del caso de la denominada Manada". Sin embargo, recalca el recurso, esas protestas por la sentencia de la Audiencia de Navarra "han tenido lugar ante tribunales o en presencia incluso del ministro de Justicia, a quien se dificultó la salida de la sede de un colegio de abogados", que tuvo que abandonar "escoltado, mientras era increpado por centenares de manifestantes".
"Estamos, por tanto, ante una calificación absolutamente desmesurada que solo parece poder explicarse por el contexto político que subyace a tales hechos", añade el abogado, que aduce que, si la intención hubiera sido "alzarse o sublevarse violentamente, la sede de Economía habría quedado sencillamente arrasada".
El recurso de Jordi Pina niega que las concentraciones del 1-O constituyeran un alzamiento violento e insiste en que "las únicas personas que llevaron la iniciativa en el empleo de la fuerza física en aquella jornada fueron los agentes policiales por orden de sus responsables, en algunos casos excediendo de modo claro los límites del cumplimiento de sus deberes".
La defensa de Turull, Rull y Sànchez reprocha al juez que obvie en sus autos la "violencia empleada por los miembros de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado frente a pacíficos ciudadanos que por mayor arma blandían una papeleta electoral". En esa línea, recalca el recurso que lo único que pretendían los ciudadanos que participaron en el 1-O era "poder emitir un voto". La defensa emplaza además al Tribunal Supremo a pronunciarse sobre si mantiene la imputación de rebelión a los líderes del "procés", toda vez que de ello depende que puedan ser inhabilitados.n