Los condenados por la tragedia del Madrid Arena tienen diez días para ingresar en prisión

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), se ha citado este jueves a las 10 horas a los condenados para que se les notifique el ingreso en la cárcel

 

Foto de Cristina Arce, una de las víctimas en el Madrid Arena, junto a dos amigas.
Foto de Cristina Arce, una de las víctimas en el Madrid Arena, junto a dos amigas.
Los condenados por la tragedia del Madrid Arena tienen diez días para ingresar en prisión

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid ha dado diez días a los condenados a más de dos años de cárcel por la tragedia del Madrid Arena, entre ellos el responsable de la fiesta, Miguel Ángel Flores, para que ingresen en prisión.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), se ha citado este jueves a las 10 horas a los condenados para que se les notifique el ingreso en prisión. A partir de que reciban la notificación, comenzará el plazo previsto para su entrada en la cárcel.

Como ya confirmaron fuentes jurídicas, el doctor Simón Viñals, condenado por el Tribunal Supremo (TS) a un año y medio de cárcel por imprudencia en la atención médica de una de las cinco jóvenes fallecidas, Cristina Arce, no ingresará en la cárcel ya que la extensión de su pena está dentro del límite en el que está establecida la suspensión.

La Sala de lo Penal del Alto Tribunal confirmó la condena de la Audiencia Provincial a cuatro años de cárcel para Flores, presidente y administrador de la empresa Diviertt y promotor de la fiesta de Halloween celebrada en el pabellón Madrid Arena la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre de 2012 en la que fallecieron cinco jóvenes de entre 17 y 20 años, como autor responsable de cinco delitos de homicidio y catorce de lesiones por imprudencia grave.

También ratificó tres años de prisión por los mismos delitos a Francisco del Amo, responsable de Madrid Espacios y Congresos S.A. (Madridec), y a Santiago Rojo, director general de Diviertt; dos años y seis meses de prisión a Miguel Ángel Morcillo, jefe de personal de Diviertt, y a Carlos Manzanares, socio de Kontrol 34 (empresa encargada de controlar el acceso al recinto), así como el pago de una multa de 3.600 euros a los coordinadores de Seguridad de Seguriber, Juan José París y Raúl Monterde. En el caso de estos dos últimos la condena es por cinco delitos de homicidio por imprudencia menos grave.