La Alta Velocidad en España celebra sus bodas de plata

Renfe celebra el 25 aniversario de la puesta en marcha de la alta velocidad en España, que ha transformado el sistema de transporte terrestre en el país. Hoy, unos 35 millones de personas viajan cada año a una velocidad media de 222km/h

La Alta Velocidad en España celebra sus bodas de plata

La transformación que la alta velocidad ha generado en el sistema ferroviario español durante los últimos 25 años, y por extensión en el sistema de transporte nacional, puede observarse a través de varios datos. Más de 35,2 millones de viajeros utilizaron los servicios de alta velocidad de Renfe en 2016, incluidos servicios Ave, Avant (Alta Velocidad Media Distancia) y Alvia, trenes de ancho variable que combinan las dos redes que conviven en España. Se trata de un incremento del 5,3% respecto al año anterior y la cifra no admite comparación con los 1,3 millones de viajeros que utilizaron los servicios de alta velocidad (Ave y lanzaderas) en 1992 (Abril-Diciembre).

Los 35,2 millones de viajeros que utilizan anualmente los servicios de alta velocidad en España en 2016 se distribuyen de la siguiente manera:

  • 20,4 millones de viajeros en trenes Ave.
  • 7,4 millones de viajeros en trenes de alta velocidad de medias distancias (Avant), que unen poblaciones más cercanas en recorridos interprovinciales íntegramente por la red de alta velocidad. (Ej: Madrid-Toledo, Barcelona-Girona, etc).
  • 7,4 millones de viajeros son servicios de larga distancia mixtos (que Renfe comercializa mayoritariamente con la marca Alvia).

La evolución a lo largo de estos 25 años sitúa la cifra acumulada de viajeros que han utilizado la red de alta velocidad en España en 357,5 millones de viajeros (incluyendo la estimación a cierre de abril 2017).

Desde el 21 de abril de 1992 y hasta el próximo 21 de abril, Renfe estima que habrán utilizado la red de alta velocidad ese volumen de viajeros en España, tanto en trenes Ave como Avant o trenes dotados con sistemas de rodadura desplazable.

De ellos, 267,6 millones han utilizado servicios que sólo han circulado por vías de ancho internacional (Ave y Avant), en tanto que otros 89,9 millones han utilizado trenes de rodadura desplazable, que Renfe comercializa hoy fundamentalmente con la marca Alvia.

Para poner estos datos en perspectiva, es elocuente observar el número de viajeros que utilizan el tren anualmente para los desplazamientos de larga distancia interurbanos en España, que se ha doblado en los últimos 25 años, y compararlo con el resto de la movilidad dentro del mercado peninsular español. En 1991, último año previo al estreno de la primera línea de alta velocidad, 15,7 millones de viajeros utilizaron los servicios de Largo Recorrido de la entonces Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (R.E.N.F.E).

Casi 32 millones de viajeros usaron los trenes de larga distancia en España 

en 2016, un 102% más que en 1991

Además, en España, el uso de la alta velocidad va más allá del Ave: trenes Alvia, por ejemplo, utilizan parcialmente las líneas de alta velocidad y circulan posteriormente por vías convencionales. Esto ha supuesto un importantísimo ahorro de tiempo y una mejora en los viajes de millones de españoles que viven en, por ejemplo, Pamplona, Cádiz, Asturias, Galicia…

Y es que el 65% de los viajeros (7,4 millones) de trenes de larga distancia de Renfe que circulan por la red convencional utilicen parcialmente la red AV. Esto es posible gracias a uno de los factores tecnológicos que distinguen el modelo español: la introducción de trenes con un sistema de ancho de ejes variable y de intercambiadores de ancho en vía para poder combinar la red convencional (1.668 mm) con la red de alta velocidad (1.435 mm) y extender sus ventajas a más provincias y ciudades: 27 provincias y 47 estaciones conectadas que cubren más del 67% de la población española actualmente.

Las líneas

Sevilla (1992): El 25 aniversario de la alta velocidad en España conmemora el primer servicio Ave que se estrenó el 21 de abril de 1992 entre Madrid y Sevilla coincidiendo con la Exposición Universal (Expo ́92). Se ponían en marcha trenes con una velocidad máxima de 300km/h que permitían recorrer los 471 kilómetros en 2 horas y 45 minutos en una primera fase y 2 horas y 30 minutos en una segunda.

Barcelona (2008): Cerca del décimo aniversario de la conexión entre Madrid y Barcelona (20 de febrero de 2008), el tráfico entre las dos principales centros metropolitanos es uno de los elementos claves de la alta velocidad. En nueve años, 52,3 millones de viajeros han utilizado los servicios Ave en el corredor Madrid– Zaragoza –Lleida- Camp de Tarragona-Barcelona- Figueres.

Valencia y Alicante: La conexión de alta velocidad que une Madrid con Valencia y Alicante (con paradas intermedias en Cuenca, Albacete y Requena / Utiel) se completó entre 2010 y 2013. El volumen de viajeros anuales roza los 4 millones de viajeros (2016).

Castilla y León: Conexión Norte: Renfe transporta anualmente casi 3,8 millones de viajeros por la línea de Alta Velocidad Madrid-Valladolid-Palencia-León. La cifra, que incluye las conexiones con Asturias y Cantabria, así como el servicio Avant de la línea Madrid-Segovia-Valladolid, representó un incremento del 14% respecto a las cifras previas.