ECONOMÍA

El naval busca nuevas fuentes de financiación ajenas a los bancos

Barreras, Freire y Cardama ya han confiado en aseguradoras para que garanticen la construcción de buques

La jornada contó con alta participación de empresarios, tanto armadores como astilleros y auxiliares.
La jornada contó con alta participación de empresarios, tanto armadores como astilleros y auxiliares.
El naval busca nuevas fuentes de financiación ajenas a los bancos

 La financiación es la pata más frágil del sector naval y los astilleros se reunieron ayer para buscar alternativas en el mercado a los esquemas tradicionales protagonizados por los bancos.
El encuentro, organizado por la Asociación Clúster del Naval de Galicia (Aclunaga), contó con ponentes del sector de las compañías aseguradoras, que cada vez cobran más protagonismo en el sector. El presidente de Aclunaga, Marcos Freire, destacó en su intervención que el sector naval necesita "diseñar esquemas viables y competitivos" y que el mundo del seguro "hace de acompañamiento al garante" en el proceso de construcción del buque.
Según reveló en su ponencia  Luis Fernández, director general de Barents Re en España, los astilleros Barreras, Freire y Cardama han recurrido ya a este modelo para asegurar la construcción de sus buques. En el caso de Barreras, para el ferry que tiene en cartera para Armas; Freire para un proyecto en México y Cardama para el ferry de Angola que espera poner en vigor antes de que empiece el verano.
Luis Fernández señaló en su ponencia que los bancos habían asumido tradicionalmente prácticamente todo el esquema de financiación de un buque, desde el crédito hasta el aval, lo cual encarece las operaciones. "Ahora buscan el apoyo del sector asegurador para mitigar el nivel de riesgo", especialmente en aquellas operaciones de gran volumen (superiores a 80 millones de euros), como las que acostumbran a realizar los astilleros vigueses.
El sistema garantía de reembolso funciona de forma que las aseguradoras realizan un seguimiento del cumplimiento del contrato y controlan los riesgos que puedan surgir. Así, ante una eventualidad que pueda paralizar la construcción del buque "se buscan soluciones, que puede ser acabar por realizarse el buque en otro astillero, antes que pagar directamente las garantías". Este sistema es muy demandado por los armadores en Corea o Japón, destacó el ponente. Bajo este mismo sistema explicó Luis Fernández que también se puede "asegurar a las industrias auxiliares que participan en el proceso de construcción".
Esta garantía funciona como un seguro de caución, esto es, debe ser contratado por el astillero y el beneficiario en caso de incumplimiento será el armador. Este sistema es válido en todo el mundo
En la jornada intervino también Félix Serrano, de la aseguradora Abarca, que señaló que este tipo de empresas pueden llegar al sector naval para aportar "una importante inyección de liquidez" si bien su objetivo "no es quitarle el trabajo a los bancos, ellos pueden venir y hacer su negocio".