ECONOMÍA

El CES de Galicia propone facilitar que vuelvan empresas deslocalizadas

El Consello Económico e Social pone sobre la mesa 50 medidas para impulsar el sector industrial gallego

Los rectores de A Coruña y Santiago, presidente del Consello Social de la Uvigo, delegada de Zona Franca, conselleiro de Industria, presidenta del CES, secretarios de UGT, CC OO y CIG y representante de la CEG.
Los rectores de A Coruña y Santiago, presidente del Consello Social de la Uvigo, delegada de Zona Franca, conselleiro de Industria, presidenta del CES, secretarios de UGT, CC OO y CIG y representante de la CEG.
El CES de Galicia propone facilitar que vuelvan empresas deslocalizadas

n n n  Terminales logísticas y de suelo industrial encajadas en la Eurorregión, diseñar un programa de reformas e incentivos para facilitar la reimplantación de empresas deslocalizadas o actividades ahora fuera de Galicia (conocido como backshoring), potenciar la cooperación con regiones limítrofes para ganar visibilidad internacional o promover una red de influencia público-privada para impulsar la imagen de Galicia son algunas de las propuestas que incluye el informe del Consello Económico e Social de Galicia "por una alianza en el sector industrial gallego", que ayer se presentó en Santiago.
Es el resultado de casi dos años de trabajo, con el apoyo de instituciones, empresas, universidades y Zona Franca, que incluye cincuenta propuestas muy concretas para el sector industrial. "Ahora es el turno de los que tienen la responsabilidad de tomar decisiones para que estas propuestas no caigan en un cajón", dijo la presidenta del CES, Corina Porro.
Fue el director del informe, el catedrático de la Universidad de Vigo Xosé Henrique Vázquez, el que desgranó las propuestas, nacidas desde la constatación de que desde 2008 el Valor Añadido Bruto de la industria manufacturera de Galicia retrocedió 16 puntos y el empleo bajó en 33 puntos porcentuales, mientras que el objetivo de la UE es que en 2020 el 20% del PIB sea industrial.
Las propuestas se articulan en cinco grandes ejes. Por un lado la regulación, leyes, normativas y prácticas empresariales y políticas que deben ser objeto de reforma; el segundo son los factores de competitividad, con acciones decididas en suelo industrial, logística, infraestructuras y TIC, así como el coste del suministro energético y  un plan de digitalización. En tercer lugar el eje del capital humano, donde se reclama formación para los nuevos cambios tecnológicos. Un cuarto punto considerado crucial por el CES, que es la investigación e innovación y finalmente la inversión y atracción de capital.
El conselleiro de Industria, Francisco Conde, recogió el guante y explicó que “Galicia no parte de cero”porque hace tres años se aprobó la Agenda 4.0 y hace cuatro meses entró en vigor la Ley de Implantación Industrial. 
Quiso destacar un punto del informe que es la formación “en la que hay que hacer un esfuerzo especial porque es uno de los elementos diferenciadores de la economía del conocimiento”, aseguró. Conde destacó que "es el momento de reforzar alianzas para consolidar la etapa de crecimiento que vive Galicia generando un modelo productivo basado en la innovación y el talento. n