Readaptarse a los 61 años

Chano Rodríguez afronta el Europeo de Dublín tras una reclasificación de categorías que aumenta los rivales

El entrenador Alejandro Brea y Chano Rodríguez posan en la piscina de Máis que Auga justo antes de partir hacia Dublín para el Europeo.
El entrenador Alejandro Brea y Chano Rodríguez posan en la piscina de Máis que Auga justo antes de partir hacia Dublín para el Europeo.
Readaptarse a los 61 años

A sus 61 años, Sebastián 'Chano' Rodríguez sigue afrontando retos de calado internacional. Esta semana encara los Europeos de Dublín con la meta de medirse con nuevos rivales, dado que la reclasificación de las categorías paralímpicas –fijadas en función del grado de movilidad de cada nadador– ha variado el panorama en el que venía compitiendo este vigués de pro en los últimos lustros. Ahora, ya no sólo tiene la amenaza de la juventud, sino también de otros nadadores que han aterrizado en su categoría, la S5, desde otras.
De ahí que Dublín le vaya a servir a Chano como un buen banco de pruebas de cara al gran objetivo final, que es llegar en Tokio a sus sextos Juegos Paralímpicos. De entrada, competirá, como es habitual, en el 50 y el 100 libre. Y, pese a las novedades y a las incógnitas, se muestra ambicioso como siempre: "El objetivo es estar en podio". Con todo, no oculta que "los rivales no son los mismos. Han aumentado. De hecho, tenemos ahí dos italianos (Antonio Fantin y Francesco Bocciardo) que están a la altura de Daniel Dias –el brasileño gran dominador mundial de la categoría en los últimos años, aunque ha perdido el récord del mundo de 50 a manos de Pantin el pasado junio– o mejor ya". Por eso, además de marcarse el objetivo por lo alto, también lo ajusta por lo bajo: "Voy a intentar en el 50 estar dentro de los cuatro primeros".
La precaución se debe a que todavía no se conocen exactamente las listas de salidas de sus pruebas –nadará el 50 el viernes 17 y el 100 el sábado 18, con eliminatorias matinales y finales vespertinas– y a los ya mentados nuevos rivales. "Este año había una reclasificación para saber si seguías en la misma categoría y hasta Tokio sigo en S5. Pero el aumento de rivales tiene una relación directa con este hecho, ya que han bajado a gente de otras categorías para la mía. En la S5 está todo más ajustado. Así que ahora desde Daniel hasta el último vamos a tener que pelear para coger alguna medalla", explica el nadador ya en Dublín.
Con todo, lo que suceda en Dublín no será definitivo en ningún caso. La gran cita es el Mundial de Malasia del próximo año, donde ya estarán en juego las plazas olímpicas. "En el camino a Tokio, hemos subido un peldaño más llegando al Europeo. Ahora nos queda, pase lo que pase en esta competición, trabajar a partir de septiembre muy duro para el Mundial de Malasia, que es a finales de julio de 2019. Es realmente lo que más nos importa y lo que puede marcar el inicio de la cuenta atrás para los Juegos, narra Chano.
Lo que no ha cambiado es el día a día del nadador nacido en Cádiz y afincado en Vigo. Por eso, parte fundamental de esa preparación olímpica serán las ayudas y patrocinios que pueda recibir. "Esta temporada se termina con esta competición. A partir de septiembre habrá que planificar la próxima, que será larga y dura. La meta es hacer las mínimas para el Mundial. Depende un poco de la parte económica, de si consigo mantener los patrocinadores para poder competir y viajar el extranjero todo lo que debiera. Ahí tengo a Máis que Auga, Rodosa y a Ifit que son los que me están echando una mano y estoy muy agradecido", expone. A sus 61 años, Chano no teme a los nuevos retos. Los afronta.n