BALONMANO

El Porriño desaparece de su pabellón

Un sonrojante parcial de 5-19 en la segunda parte da el triunfo al Bera Bera 

Natalia Martínez sólo fue capaz de anotar un gol durante el encuentro de anoche en el pabellón porriñés.
Natalia Martínez sólo fue capaz de anotar un gol durante el encuentro de anoche en el pabellón porriñés.
El Porriño desaparece de su pabellón

Segundo minuto de la segunda parte. La extremo del Porriño Sara Gil anotaba para empatar a 14 goles, salvando un nuevo bache local. Desde entonces hasta el final del partido, un parcial de 3-19 a favor del Bera Bera. Una debacle de juego de dimensiones bíblicas que convierten una derrota tal vez esperable por la entidad del rival en una herida sangrante que tendrá que cerrar un conjunto porriñés inmerso en un inicio de temporada  más que gris en el que sigue a sólo dos puntos de los puestos de descenso tras siete jornadas. Cierto es que el potencial da de sobra para una salvación que llegará, pero no lo es menos que las señales que está dando el conjunto del Louro en una temporada con menos efectivos no son las mejores.
El partido de anoche en el pabellón municipal porriñés empezó ya raro. Exactamente, con un 0-4 a favor del Bera Bera que no presagiaba nada bueno y que obligó a Abel Estévez, técnico local, a pedir su primer tiempo muerto cuando todavía no se había llegado al cuarto minuto del partido. Enfado del entrenador, que no sería el último, pero que al menos esta vez sí sirvió para que sus jugadoras reaccionasen.
Con Sara Gil como estilete goleador, las locales fueron remontando y en el minuto 11 la extremo catalana ponía el primer empate en el marcador tras el 0-0 inicial (7-7). Se entró entonces en la fase más normal del partido, con intercambio de goles y hasta de ventajas, ya que se pasó del 8-10 con el que las donostiarras amenazaron con volver a escaparse al 12-11 a favor del Porriño, la primera y única vez que las locales estuvieron por delante en el marcador.
El parcial de 0-3 con el que se cerró la primera parte se compensó con el 2-0 del arranque de la segunda. Hasta que el Porriño se borró. Con 15-22, Abel Estévez gastó dos tiempos muertos. Ahí sí que hubo enfado. Ya no había partido.

Godoy Maceira Porriño:
Fátima Ayelen, Begoña Otero, Cecilia Cacheda (2), Bárbara Cerqueira, Alba Dapena, Iasmin dos Santos (2), Sara Gil (8),  Sandra López, Naralia Martínez (1), Gemma Martínez, Nuria Martínez (1), Sarai Samartín (3), Ana Alonso, Alicia Campo, Aitana Santomé.
Bera Bera:
Mercedes Castellanos, Silvia Lladró, Leyre Aramendia (3), Silvia Arderius (5), Nora Azurmendi (3), Estitxu Berasategi, Adriana Cardoso (3), Maitane Echeverria (4), Silvia Ederra (5), Ane Encina, Uxué Ezkurdia (3), Giulia Guarieiro (2), Josseline Karsten (2), Alba Menéndez (2), Judtih Sans (1), Andrea Zaldua.
Parciales:
2-4, 5-6, 8-8, 10-10, 12-11, 12-14 (descanso); 14-15, 15-21, 16-24, 16-29, 
17-31, 17-33.
Árbitros:
Alfredo Arcos y Óscar García. Excluyeron a las locales Cerqueira, Samartín y Santomé; y a la visitante Echavarria.
Incidencias:
Pabellón de Porriño. 800 espectadores.