SEGUNDA DIVISIÓN B

Pinche de ambos cocineros

Toni Madrigal, segundo del Celta B, ejerció este puesto con Borja Jiménez, del Rápido

Rubén Albés, Toni Madrigal y Juan Carlos Unzué.
Rubén Albés, Toni Madrigal y Juan Carlos Unzué.
Pinche de ambos cocineros

Un derbi íntimo. Borja Jiménez, entrenador del Rápido de Bouzas, y Rubén Albés, del Celta B, guardan una magnífica relación personal de la etapa que pasaron juntos en Valladolid. Es una situación ya conocida y aumentada por el hecho de que Toni Madrigal, actual segundo técnico del filial céltico, ejerció el mismo papel en el filial pucelano con Borja Jiménez como preparador principal. Colaborador de ambos técnicos, pocos secretos futbolísticos tendrán para el alicantino. 
"Nos conocemos mucho, tenemos mucha amistad y quiero que a Borja Jiménez le vaya bien en cualquier equipo en el que entrene, por un tema personal. Después, en el campo, somos dos equipos diferentes que tenemos que competir. Es algo inherente al mundo del fútbol. Vamos a ir a ganar y ellos también", admite Madrigal. Al partido de este domingo (16:30) en el Baltasar Pujales llega el Rápido de Bouzas en la cuarta posición y el conjunto celeste en la octava. Algo que sorprende a los propios protagonistas porque "el Rápido es un equipo humilde, que acaba de ascender a Segunda B, y nadie esperaba la temporada que está haciendo. No por capacidad, que creo que tiene buena plantilla y el entrenador tiene talento. Lo digo por el motivo de que es un equipo recién ascendido. A esto se añade que configuraron un equipo nuevo, cuando se construye algo sobre lo que ya funciona, es más fiable. Partir de cero y conseguir el rendimiento que tiene el Rápido es algo muy complicado". 
Lo consiguió el Rápido de Bouzas y Madrigal espera que muestre sus signos de identidad en el derbi vigués: "Nos van a apretar mucho, intentarán que no combinemos. Juntarán líneas, presionarán y los equipos de Borja Jiménez son muy competitivos. A nosotros nos costará el cambio de superficie, pero creemos en nuestras armas". 
Eso será el domingo, pero en el día a día, la relación entre ambos cuerpos técnicos es estrecha porque trasciende lo profesional y, como todos se dedican al mismo campo, influye en la parcela laboral. "Nos vemos con frecuencia. Compartimos muchos momentos juntos y conectamos, tanto conmigo como con Rubén Albés. Pasamos tiempo juntos y esto hace que hablemos de fútbol y también de otras cosas, pero hace que nos conozcamos mucho. No creo que haya muchas sorpresas en el partido", admite el segundo entrenador del Celta B y añade que "esta semana hablamos poco. Ellos tuvieron un partido en Guijuelo, pero sí que se nota que vamos a competir el domingo. Normalmente sí que comentamos los partidos que tenemos, de cómo vemos a los rivales y cómo están los jugadores, pero esta semana es diferente en este sentido. Además, ellos cogen los equipos que dejamos nosotros y nos sacan la información".
Cada uno dentro de su estilo y también de las características de cada conjunto, porque Madrigal explica que "en Bouzas es más complicado hacer un juego posicional y de progresión con pase. En Barreiro es más sencillo este tipo de juego porque el esférico circula bien y puedes encadenar pases seguidos. Esto es un aspecto que marca a la hora de confeccionar una plantilla". 
En todo caso, cada uno con su forma de entender el juego, Madrigal describe a Albés y Jiménez como "muy metódicos. Estudiamos al rival al milímetro. Después, intentamos estructurar el equipo en función del plan del partido, con nuestra idea y con pequeños detalles en función del rival. No es lo mismo el Bouzas, que el Atlético. Para mí, tienen mucho talento para ver el fútbol".n