CELTA

El futuro de Berizzo se define

El Celta y el entrenador argentino tomarán una decisión definitiva sobre su continuidad en las próximas horas

Eduardo Berizzo escucha a su segundo entrenador, Ernesto Marcucci, durante un entrenamiento.
Eduardo Berizzo escucha a su segundo entrenador, Ernesto Marcucci, durante un entrenamiento.
El futuro de Berizzo se define

El futuro de Eduardo Berizzo se desvelará en las próximas horas. La intención del técnico argentino, según él mismo aseguró el sábado pasado, era tomar una decisión definitiva con respecto a su continuidad en el Celta antes de que acabase la Liga. El conjunto celeste finaliza el campeonato el domingo contra la Real Sociedad, por lo que las próximas horas se antojan claves en las negociaciones que mantienen desde hace semanas el técnico argentino y los dirigentes del club vigués.
El director deportivo del Celta, Felipe Miñambres, aseguró tras el partido del miércoles ante el Real Madrid que la principal diferencia entre las partes era económicas y pidió "flexibilidad" al Toto para cerrar un acuerdo. Sin embargo, pese al mensaje que tratan de enviar desde Praza de España, no se trata exclusivamente de una cuestión económica. Es cierto que Berizzo pretende que el trabajo realizado tanto por él como por el resto de los miembros de su cuerpo técnico sea "valorado" con una mejora salarial, pero también que su objetivo es seguir creciendo en el ámbito meramente deportivo y espera que el Celta esté dispuesto a plantear un proyecto más ambicioso.
Las diferencias económicas entre las dos partes, de hecho, no eran tan grandes. La voluntad de Eduardo Berizzo siempre ha sido seguir en Vigo y la del Celta, renovar a su entrenador. Partiendo de esta premisa, esas diferencias son salvables. El problema puede estar en la configuración de la plantilla para la próxima temporada, en la que el técnico argentino confía en volver a pelear por una plaza en competición europea y en hacerlo con las mayores garantías posibles. Para ello, el Toto necesita una plantilla con una calidad media superior a la que ha manejado en la presente campaña.
Los dirigentes del club, sin embargo, han asegurado en diferentes ocasiones que no están dispuestos a cambiar su política de fichajes. Tanto el presidente y máximo accionista del Celta, Carlos Mouriño, como el propio director deportivo, Felipe Miñambres, han asegurado que seguirán apostando por incorporar a futbolistas jóvenes que puedan seguir progresando en Vigo y que hay una barrera económica que la entidad no puede superar. La clave de las negociaciones, por tanto, puede estar en que ambas partes aproximen posturas en este sentido. Hay que tener en cuenta que el Celta ya tiene cerrado a su primer fichaje para el curso que viene, el joven delantero uruguayo  Maxi Gómez –de sólo 20 años–. Además, Mouriño reconoció en declaraciones a medios mexicanos que negocian por Hirving Lozano, prometedor internacional con el país centroamericano.
Pase lo que pase, se espera que la decisión se produzca antes de que acabe el fin de semana. El agente de Eduardo Berizzo ya está en Vigo, por lo que las negociaciones pueden cerrarse en horas... o también romperse para siempre.n