ATLETISMO

Correr es cosa de todos

El Lóstregos Coia está integrado por más de medio centenar de atletas de niveles dispares

Integrantes del club de atletismo Lóstregos Coia posan delante del barco Bernardo Alfageme.
Integrantes del club de atletismo Lóstregos Coia posan delante del barco Bernardo Alfageme.
Correr es cosa de todos

El populoso barrio de Coia ha visto nacer un nuevo club de atletismo, un club con cabida para todo tipo de corredores. Más y menos rápidos, más y menos jóvenes, más y menos experimentados, con más y con menos kilómetros en las piernas. Porque el objetivo en el Lóstregos Coia no es ganar, sino sobre todo disfrutar. Más de medio centenar de personas forman parte ya de este equipo cuyo germen fue uno de los grupos de 'running' del gimnasio Máis que Auga y que el próximo fin de semana llevará a unos 25 corredores a la tradicional Behobia-San Sebastián.
"Hay gente de todos los niveles. Gente que corre mucho y gente más lenta, de todas las edades y condiciones. Hay gente con muy buena condición física, que hace maratones o medias maratones y que se ha subido a más de un podio. Pero más que un club competitivo, somos un club muy familiar", explica Aladino Graña, uno de los integrantes del Lóstregos Coia.
Algunos de los miembros del club son amigos desde hace años, pero la mayoría se conocieron a través de uno de tantos grupos de 'running' creados por el furor que el atletismo popular ha causado en los últimos tiempos. Hace aproximadamente un año, decidieron independizarse y crear su propio club. Así nació el Lóstregos Coia, formado prácticamente en su totalidad por vecinos del barrio que le da apellido. En estos momentos, el equipo –que proyecta federarse– cuenta con cerca de setenta miembros y es receptivo a nuevas altas.
"Somos un club abierto. Que nadie se preocupe que si viene a entrenar con nosotros no se va a quedar solo. Tenemos a gente de todos los niveles y no sólo quedamos para correr, sino que aprovechamos las carreras para realizar otro tipo de actividades. Por ejemplo, iremos a la San Martiño y después ya hemos quedado para comer un cocido", explica Aladino. Poco a poco, el Lóstregos ha ido ganando protagonismo en el calendario atlético popular del área de Vigo. "En la última edición de las 24 horas de Castrelos, llevamos a cuatro equipos a competir", agrega Graña. Pero sus atletas no sólo corren en Galicia, sino también en otros lugares de España e incluso del extranjero. El próximo fin de semana, entre 25 y 30 integrantes del equipo disputarán la tradicional Behobia-San Sebastián. El pasado mes de abril, una decena participaron en la maratón de Viena.
Los lunes y los miércoles, los miembros del club –siempre y cuando sus obligaciones laborales y familiares se lo permiten– quedan a las nueve de la noche en la Praza da Tellada. Desde allí enlazan zancadas, cada uno a su ritmo, cada uno con sus objetivos, siempre abiertos a recibir a nuevos miembros, que pueden contactar con ellos a través de su página de Facebook. "Y el fin de semana solemos quedar para hacer alguna tirada larga", apunta Aladino.n