ATLETISMO

La "carrera perfecta" de Solange

La canguesa, "la más feliz del mundo" tras lograr la mínima para el Mundial, dice que todo fue "rodado" en Rabat

La atleta canguesa Solange Pereira celebra su victoria en una competición anterior.
La atleta canguesa Solange Pereira celebra su victoria en una competición anterior.
La "carrera perfecta" de Solange

Horas después de lograr  la mínima para el Mundial de Londres, Solange Pereira irradiaba alegría. "Soy la más feliz del mundo", destacaba ayer la canguesa tras firmar un espectacular 4:06.39 en los 1.500 metros de la prueba de la Liga de Diamante disputada en Rabat. Mejor marca personal, nuevo récord gallego, mejor marca española del año y un billete prácticamente seguro para los Campeonatos del Mundo. Todo ello fruto de la "carrera perfecta" para Solange Pereira.
"La carrera salió rodada, fue perfecta para mí. No le puedo poner ninguna pega", explicaba ayer, mientras trataba de asimilar lo logrado. "No he dormido mucho porque el subidón que tenía ayer (el domingo) no era normal. Hoy ya estoy asimilándolo y supercontenta. Ir a la Diamond League ya es la leche y aun por encima hacer la mínima, mejor no lo pude hacer. Me salió bordado", añadía.
Solange tenía un plan. Ponerse a la cola de un grupo plagado de corredoras con marcas cercanas a los cuatro minutos, aguantar el ritmo y vaciarse en la última recta. Y el plan salió a la perfección. Incluso le benefició la pequeña desaceleración que se produjo cuando la liebre abandonó la prueba. "Me ayudó mucho porque hizo que me pegara al grupo, que me arrastró y me permitió llegar a la última vuelta con ellas. Entonces ya sólo quedaba correr a muerte hasta meta. Cambiaron en el 300, hice lo que pude manteniendo el ritmo, apreté dientes en la última recta para llegar a la marca y así fue. Estoy encantada", explica la canguesa, que nada más cruzar la meta se dio cuenta de que había logrado su objetivo: "Cuando estaba entrando en meta, de hecho ya la había pasado, vi cómo cambiaba del 4:06 al 4:07. Entonces pensaba que tenía que haber hecho la mínima por narices. En la pantalla gigante salieron las ocho primeras y fui rápido a una pantalla con los resultados y cuando vi mi nombre con la marca, no podía estar más contenta. Empecé a gritar como una loca".
Competir en la Liga de Diamante, rodeada de atletas de primer nivel, fue clave para Solange, que el año pasado buscó sin éxito la mínima para los Juegos en pruebas internacionales que no alcanzaron el ritmo deseado. En Rabat, todo salió a la perfección. "Esta oportunidad que se me ha dado es como si me hubiera tocado la lotería directamente. La desventaja de los atletas que tenemos marcas con las que no llegamos al top mundial, pero que podemos entrar en un campeonato tan importante como un Mundial o unos Juegos Olímpicos, que estamos cerca de la mínima, es que no podemos entrar dentro de este tipo de competiciones. Cuando se nos da la oportunidad, demostramos que no estamos al nivel de esta gente, pero sí podemos acompañarlos por detrás. Estamos ahí. Hay compañeros que están en mi situación que no han podido acceder a este tipo de pruebas y se han quedado a nada de la mínima y yo, sin embargo, sí la he enganchado. Está claro que una carrera de alto nivel hace que nosotros mejoremos", explica, consciente en cualquier caso de la distancia que la separa de sus rivales en Rabat: "Hicieron 4:01 en una carrera táctica, es una locura, corren muchísimo. Pero yo era la más feliz de todas. Para ellas a lo mejor ha sido una carrera mala, pero para mí era la mejor carrera del mundo. Estaba dando saltos y la gente miraba para mí pensando qué hará esa loca, que ha acabado undécima. Pero yo era la más feliz del mundo. Ahora a disfrutar de este momento y a esperar que me confirmen para Londres".
El próximo fin de semana, Solange acudirá al Campeonato de España con el objetivo de subirse al podio para confirmar su billete para Londres, donde peleará por ofrecer su mejor versión. "El objetivo estar en el podio. Tengo rivales importantes y no puedo confiarme aunque vaya con la mejor marca del año. Marta Pérez también ha hecho mínima, Blanca Fernández está peleando por ello y no sé si Nuria también lo intentará. Va a estar emocionante. Este año el nivel del 1.500 y en general del atletismo femenino ha dado un salto gigante", indica la canguesa. "Si entro en la lista para el Mundial, intentaré estar lo mejor posible, en mis marcas o al menos ser competitiva al lado de esta gente. Nunca se sabe. En el Europeo el año pasado no estaba ni entre las diez mejores y al final acabé octava", remachó.n