CELTA

Cardoso se quedará corto

El portugués sumará menos puntos que Mohamed en el mismo número de jornadas

Miguel Cardoso charla con un miembro de su cuerpo técnico en un entrenamiento en A Madroa.
Miguel Cardoso charla con un miembro de su cuerpo técnico en un entrenamiento en A Madroa.
Cardoso se quedará corto

Dicen que las comparaciones son odiosas. Sobre todo, cuando sales perdiendo. El entrenador del Celta, Miguel Cardoso, igualará este sábado con el duelo en Balaídos ante el Levante el mismo número de partidos (13, 12 de Liga y uno de Copa del Rey) de los que dispuso su antecesor en el cargo, Antonio Mohamed. Y afronta este encuentro sabiendo ya que empeorará los números del argentino en Liga suceda lo que suceda.
En la docena de choques ligueros en los que ocupó el banquillo  celeste, Mohamed sumó un total de 14 puntos, resultantes de tres victorias –Levante, Atlético de Madrid y Eibar–, cinco empates –Espanyol, Valladolid, Valencia, Getafe y Betis– y cuatro derrotas –Girona, Sevilla, Alavés y Real Madrid–. Después de ese balance, y con la desafección (manifiesta después) de buena parte de la plantilla, el club decidió prescindir de sus servicios aprovechando el parón por compromisos de las selecciones a mitad de noviembre.
Llegó entonces Miguel Cardoso, cuyas ideas y métodos de trabajo fueron mucho mejor recibidas por el vestuario. Sin embargo, no ha logrado enderezar el rumbo en cuanto a resultados y, de hecho, en once jornadas apenas ha sumado diez puntos con también tres victorias –Huesca, Villarreal y Sevilla–, un solo empate –Leganés– y siete derrotas, tres más que su antecesor –Real Sociedad, Barcelona, Athletic Club, Rayo Vallecano, Valencia, Valladolid y Getafe–.
La polémica arbitral el pasado sábado y los giros tácticos dados en los dos últimos partidos, con un equipo más seguro de sí mismo, han provocado que no se haya reavivado el debate sobre la conveniencia o no de un segundo relevo en el banquillo, que antes del triunfo ante el Sevilla estaba en primer plano.  Desde el club se reitera la idea de que la confianza es total mientras dure y, a día de hoy, no existe idea de cambiar. Pero el sábado llegará otra vez la barrera de los 12 partidos que tumbó a Mohamed en su día.n