Vigo

“Para poder competir en el centro de Vigo hace falta especializarse”

Vigo

vigo

“Para poder competir en el centro de Vigo hace falta especializarse”

Más de una veintena de locales tienen la verja echada y sin previsión de reabrir.
photo_camera Más de una veintena de locales tienen la verja echada y sin previsión de reabrir.
nnn Hace escasamente siete meses, Claudio Torres abría la puerta de Churros Vigo, una churrería ubicada en el local que anteriormente ocupaba Bonilla en la calle Marqués de Valladares. “Llevamos siete meses abiertos en Marqués de Valladares y por ahora va bien la cosa. Dentro de la hostelería, el concepto de churrería en Vigo no está muy extendido y percibimos un buen arranque a pesar de que la calle está prácticamente vacía”, indica este empresario, experimentado en la hostelería con más de 15 años de trayectoria en otro local del centro de Vigo, la Churrería Filipo en Rosalía de Castro.
Claudio considera que “los negocios más especializados son los que encuentran un hueco en esta calle, que está muy bien ubicada en el centro de la ciudad, pero en la que es difícil competir”. 
La proximidad de Rosalía de Castro, Príncipe y Urzaiz resulta determinante para este hostelero, quien reconoce que “estás obligado a buscar algo que te diferencia para poder atraer a la máxima clientela posible”, enumerando establecimientos que están presentes en Marqués de Valladares con un concepto “concreto y diferente”, como un restaurante de comida vegetariana y vegana o una tienda especializada en aceites de oliva.
El propietario de Churros Vigo indica que el efecto del turismo o la proximidad del puerto, facilitando la llegada de los viajeros de los trasatlánticos que atracan en la Estación Marítima,  no es una garantía para aumentar las ventas. “El turismo que viene a Vigo no se para a comprar, apenas consume ni llena los comercios. Cuando fueron las Navidades hubo mucha gente pero toda se concentraba en ciertas zonas concretas con más iluminación. Es muy bueno que llegue tanto turismo, pero en Marqués de Valladares no se notó el efecto”, afirma Torres, quien admite que “la hostelería puede ser una salida para tanto local vacío”. 
Aunque mantiene su satisfacción con el emplazamiento de su churrería, Claudio comenta que hacen falta mejores servicios: “No hay sitio para aparcar y las obras dificulta el tráfico para que la gente se acerque a las tiendas”.n

Más en Vigo
Comentarios