El centro de salud de Matamá da clase y camina con pacientes

Ana Duarte y Manuel Portela, con pacientes del centro de salud de Matamá.
photo_camera Ana Duarte y Manuel Portela, con pacientes del centro de salud de Matamá.
Una médico de familia, un nutricionista y una fisioterapeuta ofrecen charlas y responden dudas de pacientes con fibrilación auricular, diabetes, hipertensión y obesidad

Un grupo de profesionales del centro de salud de Matamá están llevando a cabo sesiones informativas con grupos de pacientes para que conozcan mejor la enfermedad que padecen y para enseñarles cómo pueden mejorar su estado de salud. Es lo que se denomina “medicina comunitaria”, que está entre los cometidos de los centros de salud pero que tiene todavía poco desarrollo por falta de tiempo.

El nutricionista Manuel Portela, la médico de familia Ana Duarte y la fisioterapeuta María Gándara ejercen como profesores de estos pacientes. En las reuniones previas los profesionales analizaron qué patologías podían beneficiarse de esta iniciativa y decidieron formar grupos reducidos, con unos diez participantes.

Las personas que utilizan tratamientos anticoagulantes, que eran principalmente personas con fibrilación auricular, fueron los primeros en este programa que se lleva a cabo de forma semanal. Les sucederán grupos de personas que padecen diabetes, otro con hipertensos y uno más sobre obesidad, sin descartar que en el futuro se puedan diseñar sesiones para otras patologías. “Mientras dispongamos de nutricionista, que es nuestro apoyo fundamental en esta iniciativa, seguiremos en esta línea", aseguran. El Sergas decidió incorporar el año pasado la figura del nutricionista en Atención Primaria y contrató a 94 especialistas para toda Galicia que en diciembre pasado firmaron la prórroga de su contrato por seis meses más. El área sanitaria de Vigo cuenta con 15 nutricionistas repartidos en los centros de salud.

A su vez, los pacientes acogieron con los brazos abiertos estas charlas, se sumaron a la andaina y formularon múltiples preguntas sobre su patología.

La iniciativa, que se estrenó con los pacientes de fibrilación auricular, se estructura en cuatro sesiones. En la primera la médico de familia Ana Duarte ofreció una charla sobre la enfermedad y las consecuencias que puede tener a largo plazo. En esta primera sesión la doctora participó en una caminata de media hora con los pacientes por las proximidades del centro de salud para subrayar la importancia del ejercicio y para invitarles a que adquieran esta rutina, aunque algunos de los pacientes aseguraron que ya caminaban de forma habitual. A continuación, la fisioterapeuta María Gándara expuso unas pautas para que los pacientes puedan hacer ejercicio en su domicilio, con la idea de fomentar la movilidad y lograr que se mantengan en activo. Las dos últimas sesiones corren a cargo del nutricionista Manuel Portela, que se centró en la alimentación idónea para los pacientes que tienen un tratamiento de anticoagulación oral y respondió a múltiples dudas planteadas por los usuarios.

Te puede interesar