La cárcel de A Lama contrató por un año el servicio médico

El centro de A Lama tendrá un médico interino y privatiza servicios.
photo_camera El centro de A Lama tendrá un médico interino y privatiza servicios.
La dificultad para encontrar candidatos dispuestos a ocupar estas plazas obligó a tomar medidas extraordinarias que también incluyen el fichaje de un médico interino

La falta de candidatos para cubrir las plazas de médico de familia que convoca el Ministerio de Interior en las cárceles españolas llevaron a la dirección del centro penitenciario de A Lama a privatizar una vez más este servicio. El objetivo es garantizar los servicios sanitarios de Atención Primaria a los internos de esta cárcel.

En fecha reciente se adjudicó a la empresa Acció Salut un contrato por un importe de 61.864 euros para cubrir con este sistema un total de 1.680 horas de atención médica para sus internos hasta junio del próximo año. 

No es la única medida extraordinaria aplicada por Interior. A finales del mes de julio de este año, la Subsecretaría del Interior convocaba un proceso selectivo para cubrir cuarenta plazas de personal funcionario interino del Cuerpo Facultativo de Sanidad Penitenciaria. Son contratos que no podrán prolongarse más de tres años, prorrogables otro año más. 

Se trata de personal interino y una de esas 40 plazas corresponde a la cárcel de A Lama. En Galicia también habrá médicos interinos en Teixeiro (dos plazas) y en Bonxe (una). 

Para estos puestos se pueden presentar como requisito mínimo licenciados o graduados en Medicina, y no es obligatorio que tengan la especialidad en Medicina de Familia, que es absolutamente deficitaria, o en Medicina Interna.

Actualmente, se estima que hay menos de 200 facultativos trabajando en prisiones y aproximadamente 300 plazas libres para prestar asistencia sanitaria a los 46.500 reclusos de las prisiones españolas. Uno de los motivos por lo que estas plazas no resultan atractivas, a pesar de ser funcionarios, es que cobran menos que en la sanidad pública y también por la dureza del trabajo.

La plantilla de médicos del sistema penitenciario gallego contaba con 32 plazas, pero un 60% estaban vacantes. El mayor déficit estaba en la prisión de A Lama y en la de Teixeiro. Este año, profesionales de centro de salud y de urgencias extrahospitalarias (PAC) habían tenido que acudir a la cárcel de Teixeiro para atender urgencias de distintos reclusos por la falta de médicos en este centro penitenciario. Esta situación había provocado protestas en la población de Curtis porque ls consultas quedaron temporalmente desatendidas. Por otro lado, las prisiones también recurren a la sanidad privaa para atenciones no urgentes.

Te puede interesar