Presos recuperan los puntos del carné de conducir en A Lama

La cárcel de A Lama acogió un curso entre febrero y marzo con siete alumnos.
photo_camera La cárcel de A Lama acogió un curso entre febrero y marzo con siete alumnos.
Un convenio con Autoescuelas permite a los reclusos obtener los puntos perdidos del permiso de conducir desde la cárcel

Poder obtener el carné de conducir entre rejas es una posibilidad que comenzó a ponerse en marcha en varios centros penitenciarios hace unos años. Un convenio entre Instituciones Penitenciarias y la Confederación Nacional de Autoescuelas, en colaboración con la DGT, permite ofrecer la opción de recibir clases en la propia cárcel  y cursos de reeducación vial.

En el centro penitenciario de A Lama, según confirmó Instituciones Penitenciarias, de momento dicha oferta se centra en la recuperación de puntos del carné. En lo que va de año, entre febrero y marzo, se desarrolló uno de los cursos de educación vial destinado a poder conseguir el permiso retirado. Fueron siete los reclusos que asistieron a las clases, aunque solo tres consiguieron aprobar, informaron las mismas fuentes. 

La obtención del carné por primera vez es diferente y de momento en la cárcel provincial no se ha llevado a cabo. En estos casos, el teórico es el que se estudia dentro del penal, mientras que el práctico se circunscribe solo a los presos que se encuentra en tercer grado o semilibertad. 

Charo del Río Melerio, formadora de Seguridad Vial y Reeducación y encargada de dar los cursos en A lama, reconoce que la primera vez que entró en prisión lo hizo con un “poco de recelo”, “el hecho de que cuando entras se abran unas rejas que luego se  van cerrando detrás de ti te impone”; sin embargo, asegura que “una vez dentro, me siento muy a gusto, tanto con el  personal como con los reclusos”.  Ella ya ha impartido dos cursos y la experiencia es positiva. “Los internos, una vez les inspiras confianza se muestran, la mayoría, muy receptivos, da gusto trabajar con ellos y eso que es un colectivo que requiere una atención especial por sus circunstancias”. 

El convenio suscrito para poder llevar la formación a las cárceles se basa en su importancia de cara a la reinserción. El número de condenados por delitos de tráfico es elevado, si bien apenas un 2%  acaba en prisión según la Fiscalía de Seguridad Vial de Galicia.  Del Río incide en que “estos cursos te permiten recuperar el permiso de conducir, pero como son también de sensibilización sirven para reeducar y por supuesto son muy  importantes para la reinserción”. A juicio de la formadora, “en la conducción y la circulación de vehículos existen también los principios de convivencia, seguridad  y responsabilidad”. Los cursos, explica, se suelen impartir según la demanda que haya, “a mí concretamente me gustan grupos reducidos, pues la relación entre alumno y docente es más directa”.  Señala que los alumnos tiene que realizar el examen es la propia Jefatura provincial de Tráfico, los que se desplazan al centro penitenciario para realizar el correspondiente examen.

Te puede interesar