A. Metropolitana

La Xunta olvida en Moaña una casa destruida por el corredor

A. Metropolitana

El propio Feijóo había pedido que fuera reparada y el alcalde vivió una explosión dentro

La Xunta olvida en Moaña una casa destruida por el corredor

‘Isto é un senvivir. Chove dentro como fora, todas as paredes da casa teñen gretas, e está caíndo a cachos pois está fendida por todos lados, de feito tivemos que apuntalala, e a humidade das paredes nestes anos ata chega aos nosos ósos’, denunciaba ayer desde la cama de un hospital, José Luis Rodríguez Portela, que con su mujer María Pequeño Ríos es propietario en la parte alta de la parroquia de Domaio de una casa, de la que Xunta se olvidó en estos años, tras ser una de las afectadas por las voladuras realizadas durante la construcción del corredor de O Morrazo.
Lo más sangrante ahora es que un informe emitido por un perito para la Consellaría de Medio Ambiente concluye que ‘no existe una relación causa efecto’, es decir que para ese técnico el estado casi ruinoso de la casa no es consecuencia de las explosiones. Existe ya una propuesta de resolución, que de ser aprobada tal y como está por el Consello de la Xunta provocaría que la familia tuviese que buscarse la vida para reparar la casa, o presentar un recurso contencioso-administrativo, algo para lo que ya se está asesorando al temer lo peor. Lo más curioso, y a la vez indignate para ellos, es que cuando comenzaron las voladuras el propio alcalde de Moaña y un responsable de la empresa del corredor entraron en la vivienda para comprobar los daños, y justo en ese momento hubo una fuerte explosión. ‘Saíron en estampida da casa, había que velos correr polas escaleiras, e o da empresa chamou para preguntar o motivo de semellante detonación, cando houbo máis e moitas foron como microterremotos que foron fendendo toda a casa, cairon tellas, as portas están descolocadas, é un desastre’, resumió la situación del inmueble, que tiene en el 'faiado' un plástico recogiendo el agua de lluvia que se cuela. Recordó también que el entonces conselleiro de Política Territorial, Alberto Núñez Feijóo, ahora presidente de la Xunta, en una visita a las obras del corredor dijo al alcalde que había que hacer algo para solucionar los problemas provocados en las casas, ‘pero nós aínda estamos agardando, o único que fixeron foi pór a lona e a rede das que algo queda no tellado’. La propiedad solicitó un informe al arquitecto Federico Suárez Bermúdez, que cifra en el coste de la reparación en unos 100.000 euros, 150.000 sumando los daños morales por la situación ‘terceiromundista’ que están a vivir estos años.

Más en A. Metropolitana
Comentarios