Atlántico

BALNEARIO DE MONDARIZ ACOGIÓ EL ESTRENO DE LA PASARELA MIDNIGHT FASHION SHOW EN HOMENAJE AL DISEÑADOR GENE CABALEIRO

Jóvenes talentos creadores de moda 'made in Galicia'

Gene Cabaleiro fue el protagonista de una noche inolvidable en los jardines del Gran Hotel Balneario de Mondariz. Creador y revolucionario del mundo de la moda, que en los años 80 encabezó la vanguardia del diseño vigués haciendo gala de su imaginación y talento desde Galicia Moda, vistiendo a ídolos de masas como Elton John, Miguel Bosé o Don Johnson, políticos, empresarios y 'gente guapa' del momento. Una trayectoria impresionante con tiendas en media Europa para pasear su primer logo: 'D´Aquino' y sus famosos pantalones y camisas, que dieron la vuelta al mundo.
Jóvenes talentos creadores de moda 'made in Galicia'
La Pasarela 'Midnight Fashion Show', celebrada el sábado, confirmó que nació con voluntad de convertirse en un referente de moda con periodicidad anual como el mejor 'escaparate' de creadores vigueses de vanguardia.

Los encargados de estrenarla fueron seis jóvenes con mucho talento y ganas de hacerse un hueco en el difícil mundo de la moda y las pasarelas, que hicieron un recorrido por las tendencias mujer para la primavera-verano 2014. Así, las casi 300 personas que se dieron cita en la Villa Termal la noche del pasado sábado, premiaron con sus aplausos las colecciones de Pedro Fernández, 'Wings' (alas), llena de movimientos sinuosos; la de Natalia Correa, una fusión 2 en 1, día noche, brillante y oscuro. María Fente se inspiró en la Belle Epoque para diseñar su colección 'Sweet swings', sensual, femenina, romántica y ambigua. Irene Lameiro con 'Fallen Angel'' se recreó en el blanco puro y el negro sensual, al contrario que Kike Sendín, que con la colección 'Reudh' se decantó por los rojos sangre, dolor, pasión, ira, valentía y amor con siluetas estilo años 20 y Amaya Fernández se inspiró en Rosalía para hacer un recorrido muy particular 'por ese río vestido de mujer'. Uno de los diseños 'estrella' de Gene Cabaleiro, cerró el desfile, entre aplausos y nostalgia del boom de la moda gallega.