VIGO

Reencuentro en Vigo de la madre y el niño huido de Suiza

Cinco semanas después de que el padre se llevara al pequeño de 3 años, los juzgados de Vigo acogieron la primera visita

Reencuentro en Vigo de la madre y el niño huido de Suiza

La petición de diversas diligencias de prueba obligó a suspender el juicio previsto el martes en Pontevedra por el caso del niño cuyo padre se llevó del domicilio materno en Suiza.

Laila, a la izquierda, a su salida de los juzgados. A la derecha, el padre con el niño en brazos

Laila, a la izquierda, a su salida de los juzgados. A la derecha, el padre con el niño en brazos.


Mientras se espera por el proceso, en el que la madre busca amparo en el Covenio de La Haya para   avalar la guarda y custodia de hecho ante la ausencia de una medida judicial al respecto, el juzgado acordó una serie de medidas cautelares para reestablecer el contacto de la progenitora con el menor. De esta forma, Laila A. pudo reencontrarse ayer con su hijo de tres años  en los juzgados de Vigo,  bajo la supervisión de una psicóloga del Imelga, tras cinco semanas sin verlo. Según confirmaron fuentes del caso, se acordó que dicho encuentro estuviera bajo tutela judicial para garantizar por una parte que la madre pudiera ver al niño y por otra evitar que ella pudiera  llevárselo de vuelta a su país. 
El pasado día de Reyes, el vigués Ismael G., se llevó a su hijo de Zurich a Vigo lo que puso en jaque a la Policía suiza tras la denuncia de la madre. Sin embargo, al no haber una decisión judicial que otorgue la custodia a uno de los dos progenitores, el hombre se presentó en el juzgado de guardia de Vigo, donde no se tomó ninguna medida.
El juicio civil en Familia de Pontevedra (que asume casos referentes al Convenio de La Haya) podría celebrarse en unos días. Mientras, Laila podrá comunicarse por teléfono o skype con su hijo, ya que ayer, tras estar con el pequeño durante unas dos horas, cogió un vuelo de regreso a Suiza.
“Estoy destrozada”, aseguraba a los medios tras despedirse de su hijo. Visiblemente afectada, la madre comentó que “el día anterior ya pude hablar con mi hijo, después de tanto tiempo”. Afirmó que desde que no está con el niño “sólo sobrevivo” y confió en que el procedimiento se resuelva cuanto antes de forma positiva. “El juzgado tomó medidas cautelares porque entendió que un niño no puede estar sin ver a su madre. El pequeño no quería marcharse, se fue llorando”, afirmó.
Por su parte, Ismael G., que acudió a los juzgados con su letrada para llevar al pequeño, declinó realizar cualquier tipo de declaración a la prensa. Padre y niño fueron acompañados por personal policial del juzgado hasta un taxi.