PILAR URBANO, PERIODISTA, PRESENTÓ EN VIGO SU LIBRO “EL PRECIO DEL TRONO”

“Pese a todos sus instructores, el rey se hizo a sí mismo con dureza y desamor”

Pilar Urbano Casaña nació en Valencia, en 1940. Tras estudiar Filosofía y Letras, fue el número uno de su promoción en la Escuela Oficial de Periodismo. Trabajó en distintos medios de comunicación y con profesionales como Encarna Sánchez o Jesús Hermida. Como escritora se especializó en temas de actualidad y en biografías como la de la Reina o la del juez Garzón.
“Pese a todos sus instructores, el rey se hizo a sí mismo con dureza y desamor”
Con 71 años, la popular periodista lleva en las últimas semanas más de 200 entrevistas con motivo de la promoción de su nuevo libro, “El precio del trono”, donde hace un repaso a los últimos años del franquismo y la transición democrática a través de la figura del rey Don Juan Carlos. Con una agenda imposible de cumplir, Pilar Urbano sale de un taxi y encogida por el frío se dirige al hotel, donde se concertó la entrevista. Menuda y extremadamente pequeña, controla hasta el último detalle del encuentro. Con un toque de coquetería indica al fotógrafo dónde y cómo le gustaría salir. Ya sentada, deja atrás el cansancio, y sus pequeños ojos se fijan en el infinito para comenzar a hablar de un tema que le apasiona.

Escoge como título de su obra “El precio del trono”. ¿Qué estuvo dispuesto a pagar Don Juan Carlos por sentarse en el trono?
Pagó un precio político y humano. Tuvo que someterse a la dictadura durante 27 años. Pasó a la Historia como el rey de Franco, pesé a que a la muerte de este canceló toda relación con el régimen y democratizó España. El sacrificio humano consistió en que su vida transcurrió entre dos mundos en las antípodas y enemigos: pasaba seis meses en el Pardo con Franco y tres, en Estoril con su padre, el legítimo heredero de su trono. Afirmaba “quiero a mi padre, pero obedezco a Franco”. Encuentra una solución muy pragmática y borbónica, porque le interesa reafirmar la dinastía, no a la persona. Tendrá que doblegarse a los deseos de EEUU, que lo único que le interesaba era integrar a España en el atlantismo, con o sin dictador, como defensa del Mediterráneo.
¿Cree que al rey la gustará su libro?
Habrá cosas que le sorprendan, incluso que le puedan llegar a molestar, pero otras le agradarán. Muestra su evolución desde que era un chavalín poco dotado, con un gran complejo de orfandad, un zurdo al que le obligaron a usar la derecha produciéndole dislexia. Chapurreaba mal tres idiomas, era algo tímido y encogido de hombros. Pero también alegre, jugador, caprichoso, con un concepto muy claro de que pertenecía a la realeza. En ese momento hay que hacer un príncipe y pese a sus instructores, es un hombre que se hace a sí mismo, con dureza y desamor. Hace salir el gen Borbón. Califica su círculo como “caimanes siempre al acecho que critican hasta que salude a la mujer de Franco besándole la mano, como me han educado hacer con las señoras”.

¿La popularidad del Rey se mantiene con este libro o con los últimos escándalos de la Casa Real?
La imagen del Rey no empeora. Dentro de España crea consenso entre ideologías y nacionalismos. Fuera ha dado sobresaliente al nombre de España. Hace que Obama no sólo se ponga al teléfono, sino que lo invite a comer, que se reúna con Zapatero. Arbitra en problemas internacionales, pero siempre detrás del telón; en la pequeña baldosa que le permite la Constitución; sin trascender. La Corona como institución no se cuestiona, pese a que algún miembro de la familia real tenga un comportamiento reprochable.

¿Y ese apoyo continuará con Felipe?
El Rey está vivo. Representa la jefatura del Estado que es inmaculada. Pero hablando del príncipe Felipe, es el heredero mejor preparados de Europa, a nivel intelectual y con dossieres nacionales e internacionales.

¿Habrá segunda parte en la historia de Don Juan Carlos?
Hay más cosas que saber y sigo investigando. Sucedieron hechos que tienen otras versiones, gestos que no se conocen o mitos como el 23-F.

“Es el periodismo literario, donde hay rigor con deleite”

Defiende hipótesis contrarias a la versión oficial como el apoyo de la CIA al atentado de Carrero Blanco.
Parto de las conclusiones del juez que llevó el caso. Las pruebas, los testimonios y los hechos apoyan que ETA fue el brazo armado de la CIA: el túnel, el explosivo, el cambio de agenda...lo demuestran.
Hace hincapié en que sus fuentes son de primera mano.
No aparece ni un solo trago de una bebida que dé un personaje que no esté verificado documentalmente. En EEUU todo se desclasifica.
¿Hay algo que se haya callado?
Apuesto por periodismo literario, el rigor con deleite. Pero sé más de lo que escribo. Selecciono lo nuevo, lo interesante, lo que hay derecho a saber y digo la verdad, pero con caridad, como cristiana que soy.