IVÁN MIRÓN DIRECTOR DEL COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO-JESUITAS DE VIGO

“Jesuitas ofrece una educación integral a los alumnos para construir un mundo mejor”

Iván Mirón es antiguo alumno del colegio Apóstol Santiago desde los 5 años.
Iván Mirón es antiguo alumno del colegio Apóstol Santiago desde los 5 años.
“Jesuitas ofrece una educación integral a los alumnos para construir un mundo mejor”

El colegio Apóstol Santiago celebra este año el centenario de su llegada a Vigo con “orgullo, alegría y muchas ganas de seguir intentando hacer las cosas de la mejor manera posible”. Tienen 1.600 alumnos, es el mayor colegio de Vigo y posiblemente de Galicia. Por sus aulas pasaron miles de personas,  entre ellos el Nobel de Literatura Camilo José Cela. Este curso quieren celebrar su aniversario con la ciudad. Hay ya varios actos previstos: el 2 de diciembre la asociación de antiguos alumnos organizó un acto que incluye una exposición de fotos de los cien años del colegio, se descubrirá una placa y dará una conferencia el rector de la  Universidad Pontificia de Comillas y antiguo alumno vigués de Jesuitas, Julio Martínez. El 11 de febrero se reunirán todas las obras que tiene la Compañía de Jesús en Galicia en una celebración para trabajadores y colaboradores. El 31 de marzo la fiesta será con todos los alumnos del colegio. Además, durante el curso los escolares elaborarán un periódico del centenario. Iván Mirón es director del colegio desde hace un año. Es antiguo alumno de Jesuitas, tiene 40 años, da clase en el centro desde hace diez años, fue coordinador de pastoral y se considera por encima de todo un educador.

¿Qué aportó Jesuitas a Vigo?
En su momento fue la primera institución religiosa que se implantaba para impartir la educación secundaria en la ciudad. Sin desmerecer lo que había en aquella época, era un proyecto educativo particular, con unos niveles de auto exigencia importantes y un deseo grande de servir a las familias y a los alumnos. Queremos seguir estando a la vanguardia de la educación integral de las personas.

¿Qué rasgos les distinguen?
En primer lugar, el deseo de mantenernos en la excelencia educativa, intentando hacer las cosas de la mejor manera posible. No quiere decir que seamos los mejores ni que lo hagamos siempre bien, no es posible no equivocarse cuando están intentando siempre hacer las cosas bien, pero nuestro deseo es la mejora continua. Otro rasgo es que aspiramos a ser un colegio que atienda a niños con necesidades educativas especiales de la mejor manera posible. Somos uno de los colegios con más alumnos de estas características (el tercero o cuarto de Galicia y el primero de la provincia de Pontevedra). Tenemos mucho que aprender, estamos intentando poner sobre la mesa cada vez más recursos. Para nosotros es un reto y una prioridad. Otra seña de identidad es que no somos un colegio bilingüe al uso, somos plurilingüe pero con una oferta importante de idiomas: extraescolares potentes de idiomas, ofrecemos inglés, francés y alemán como asignaturas, intercambios con otros países. Y nos define asimismo la importancia que damos a la educación integral de la persona.

¿Qué significa eso?
Los Jesuitas no tenemos colegios para tener academias, tenemos colegios porque entendemos que es la mejor forma de ayudar a construir un mundo mejor y más justo para todos y la única forma de conseguirlo es la educación integral. Incluye buscar la excelencia académica pero también la personal. Queremos que nuestros alumnos  sean personas competentes, pero también conscientes, compasivas y críticas con la sociedad y el mundo en el que viven. Ofrecemos experiencias de espiritualidad y pastorales que sean integradoras, el Papa nos enseña el camino por el que debe ir la Iglesia y nos sentimos muy identificados con esa forma de estar en el mundo, abierta, comprensiva, que se acerca a todo el mundo y acepta a todos, alejada de rechazos y dogmatismos.

¿Qué proyectos innovadores destacaría?
Los más destacado de este año es el trabajo cooperativo. Después de formar a nuestros profesores durante dos años, todos nuestros alumnos, desde Infantil a Bachillerato, trabajan en equipo en el aula. Te obliga a cambiar la metodología y está encaminado a que el alumno sea el centro del aprendizaje.

¿Cómo es la implicación de las familias en el centro?
Como colegio estamos infinitamente agradecidos por el apoyo y la confianza que nos dispensan al poner en nuestras manos  a sus hijos, que es lo más importante que tienen. En la inmensa mayoría de los casos, incluso en las situaciones más complicadas, hay una buena comunicación y casi todo se soluciona. Y no puedo tener más que palabras de agradecimiento al trabajo del anpa, su implicación y compromiso absoluto con el colegio, el trabajo y cariño que ponen.

¿Y los profesores?
El colegio Apóstol es lo que es gracias a las personas que han dado su vida, su vocación y su compromiso con el colegio estos años. Sin los equipos de profesores y de personal y las familias que confiaron en nosotros no seríamos lo que somos.
Una de las constantes es la preocupación por los temas sociales y el voluntariado.
Una parte de la educación integral se concreta en eso. Tenemos programas de voluntariado social con alumnos de Bachillerato, de voluntariado interno con alumnos de Secundaria, una colaboración con la ONG Entreculturas y una sensibilidad muy grande con la dimensión social. Ahora estamos intentando desarrollar proyectos de emprendimiento social y de innovación social. Me parece fundamental proporcionar una experiencia de contacto con la realidad en la que viven y en la que van a vivir, no podemos ser un espacio cerrado al mundo.

Este año presentaron un proyecto en Galiciencia y supimos que tenían un club de ciencia.
Tenemos alumnos intrépidos y profesores con muchas ganas en el club de ciencia, está en marcha desde hace dos o tres años y están  haciendo cosas fantásticas. Este año fueron a Galiciencia con un proyecto de contaminación bacteriana, el año pasado ganaron un premio en un concurso con un diseño de barcos en tres dimensiones. Tienen más cosas en marcha y tienen también proyectos de trabajo con niños pequeños, en los que ellos ejercen como profesores de laboratorio. En el colegio promovemos mucho la interacción entre alumnos mayores y pequeños con resultados fantásticos.