ENRIQUE LÓPEZ VEIGA PRESIDENTE DE LA AUTORIDAD PORTUARIA DE VIGO

“Areal es un muelle limitado y caro, Vigo aprendió de su error”

Enrique López Veiga, en su despacho de la plaza de la Estrella.
Enrique López Veiga, en su despacho de la plaza de la Estrella.
“Areal es un muelle limitado y caro, Vigo aprendió de su error”


En 2017 el Puerto ha ido bien, en mercancía general, en ro-ro (carga sobre ruedas) y menos bien en contenedores.

¿Balance positivo o empate?
Las cosas hay que contemplarlas en términos relativos. Si se ve en términos absolutos hemos ido bien en ro-ro y no hemos ido mal en contenedores, habidas las circunstancias. Pero si lo comparamos con otros puertos vemos que hay algo que falla. ¿Dónde está la causa? donde siempre, en la estiba. La huelga nos afectó mucho y la amenaza, que durante siete días nos quitó varias escalas importantes. La estiba está menos mal de lo que había esperado hace meses, por varias razones, se han hecho gestiones, algunas públicas y otras que no pueden serlo.  Así que el puerto resistió bastante bien.


Aunque no tanto comparado con otros puerto, con Marín por ejemplo, competencia directa. 
El puerto de Vigo no tiene ningún problema con el de Marín, son puertos que pueden ser sinérgicos. De lo que se queja el puerto de Vigo es que tiene unas condiciones legales para operar que el puerto de Marín no tiene. Mientras que Marín lleva años prácticamente liberalizado, el puerto de Vigo tiene Sagep (sociedad de estiba) abundante y costes de producción muy elevados que nos hace muy complicado ser competitivos nos obliga a muchos esfuerzos. ¿Cuáles son las expectativas? Desde mayo las empresas podrán operar con el 50% de personal propia y en dos años con el 75 por ciento. En un año el puerto va a comenzar a ser muy competitivo.


¿Hay peligro de que se vaya alguna naviera o ya no?
El peligro es para todos, es un mercado muy concentrado y competitivos y es evidente que las grandes navieras buscan reducir costes. Ahora bien es obvio que las cosas no son tan fáciles. En Vigo los costes de estiba están por debajo de los que tienen en sus propias terminales. Así que es complicado. Estamos vigilantes. En estos momentos estamos a la espera. 


¿Sigue pensando que lo lógico sería una gestión única de los puertos gallegos, como en Portugal con Leixoes?
Hay un libro verde de la política marítima que escribí yo cuando era conselleiro. Lo de la simplificación del sistema portuario gallego lo ha dicho el presidente de la Xunta. Ya habíamos llegado a esa conclusión en el último Gobierno de Fraga y no voy a discrepar de mí mismo. Así se logran sinergias, como pasa con los puertos de Vigo y Coruña, que no compiten. Somos complementarios. El puerto exterior de Coruña es para graneles líquidos que aquí no nos interesan. Aquí nos interesa el de contenedores.


¿Habrá otro muelle en Bouzas?
Se hará, en la escollera. Está en el plan pero es un proceso largo, aunque quizá no tanto.


Como Areal, que pasaron 10 años para poder hacerlo.
Creo que Vigo ya ha aprendido de lo que pasó en Areal. Hemos hecho un muelle que tiene problemas. Está pivotado y si quieres llevar piezas pesadas no aguanta. Es muchísimo más caro pilotado y encima te limita, un error. En nuestra contabilidad analítica una fuente de pérdidas es la mercancía convencional y eso tenemos que ir resolviéndolo. 


Lo hemos hecho mal y tarde.
Sí, hemos perdido fondos comunitarios y creo que es de las cosas que tenemos que aprender. A mí me gustaría que el Areal fuera una playa, pero eso llevaría a que los gallegos tuvieran que emigrar. Así que tenemos que sacrificar algo de lo que es bonito para conseguir nivel de vida, confort y empleo.


En cruceros, catástrofe total.
Catástrofe total sería cero. No. Tenemos otro año flojo por delante, similar al año pasado, pero en tráfico de cruceros tenemos que ser conscientes de que no dependen de la calidad del muelle sino de que Vigo se haga atractivo desde el punto de vista turístico y podamos ofrecer productos atractivos. Tenemos que tener hostelería y comercio eficaz, sin hablar idiomas no se vende, sea café o ropa. Hoy se vende activamente, hay que hacer un esfuerzo, trabajando con el Concello. No regateamos esfuerzos. El problema es que Southampton está más cerca de Coruña y nos lo dicen, porque el siguiente salto es Oporto, que tiene una gran terminal y un vino archiconocido, una gran ciudad en Portugal, que se conoce mucho más. Vigo casi no se conoce fuera. Otro de los problemas es que las navieras ven Vigo como un punto en el mapa. Pero no soy pesimista, creo que el esfuerzo por captar el turismo alemán dará sus frutos en 2019.