¿Es la domótica una moda pasajera?

La domótica es una tendencia constante en el día a día. Pero, ¿cuáles son sus beneficios para el hogar? ¿es útil también en los negocios? ¿cómo se relaciona con la ecología y cuál es su impacto medioambiental?

¿Es la domótica una moda pasajera?

La domótica es una tendencia en alza en la mayoría de los hogares de la actualidad. Sus beneficios a la hora de economizar los gastos y automatizar todas las tareas de una casa, ya sea el sistema de seguridad de alarma, la temperatura ambiente o simplemente la altura de las persianas. No obstante, algunos la consideran una moda pasajera debido a que se considera un lujo.

Pero nada más lejos de la realidad. Afortunadamente hoy en día la tecnología no es tan cara como se cree, y esta es más una concepción que se tenía antaño cuando este tipo de sistemas especializados brillaban por su ausencia. La domótica se implanta en las viviendas y supone un ahorro de tiempo y dinero a largo plazo a los inquilinos, los cuales ya no tienen que estar siempre atentos de cuestiones como la alarma cuando salen de casa por un viaje o la temperatura.

Domotica

Si bien es cierto que instalar un sistema de domótica o comprar una casa que ya incluya esta tecnología requiere de cierto desembolso inicial, a la larga significa una inversión bastante interesante. El gasto de luz, agua y gas se puede ver reducido con un simple gesto inicial de automatizar los sistemas electrónicos al fijar todo tipo de factores como los grados, el tiempo de activación y su intensidad.

Por otra parte, la domótica también es útil en los negocios. Las alarmas para comercio pueden mantener ahora la seguridad de los propietarios gracias a la conexión 24 horas con su local y el sistema antirrobo. También pueden valerse de un sistema de iluminación y ambientación que otorgue a su negocio un toque distintivo.

La ecología también está a favor de la domótica. Como vemos, el gasto de luz, agua y gas de cada casa puede aumentar si sus inquilinos deben estar siempre pendiente de ello. Pero con un sistema de automatización como ofrece la domótica, estos actos son menos habituales. Por ejemplo, ahora que llega el verano y quien más quien menos utiliza el aire acondicionado, con esta tecnología se puede concretar con exactitud el tiempo que está conectado para que no gaste más energía de la cuenta y así sea menos perjudicial para el medioambiente.

El uso de internet es otro ejemplo que se puede destacar de la domótica. Las redes Wifi de la casa y la conexión entre sí de los diferentes aparatos del hogar nacen de forma directa de esta tecnología. Sin ella no sería posible compartir datos entre diferentes computadoras, ni por ejemplo pasar un vídeo desde el Smartphone a la televisión para verlo en grande.

Este es uno de los casos en los que es más interesante la domótica y por lo que no parece que tenga fecha de caducidad, sino más bien tiene pinta de ser una moda estable y en auge todavía más en el futuro.

Ahorro en la economía, menor consumo eléctrico – es posible reservar hasta un 50% de la energía que utiliza cada aparato eléctrico –, aumento del confort y menor impacto medioambiental. La domótica es una tendencia constante en el día a día.