SOCIEDAD

La sonda Parker, a punto para "tocar" el Sol por primera vez

La primera astronave que transitará por la corona del astro llegará en noviembre a su destino

Recreación artística de la sonda solar Parker aproximándose al Sol.
Recreación artística de la sonda solar Parker aproximándose al Sol.
La sonda Parker, a punto para "tocar" el Sol por primera vez

La sonda solar Parker, la primera astronave que transitará por la corona del Sol, superó las últimas revisiones técnicas y está lista para iniciar desde Cabo Cañaveral (Florida) una misión que ayudará a esclarecer los misterios que esconde el astro rey, al que no llegará hasta el mes de noviembre. Un cohete Delta IV Heavy de la compañía United Launch Alliance despegaría esta pasada madrugada a las 03,33 hora local (09,33 hora española) desde la base aérea de Cabo Cañaveral de la Agencia Aeroespacial de EEUU (NASA) con la sonda a bordo.
Con unas predicciones meteorológicas favorables del 70% y tras haber resuelto los problemas que han hecho cambiar las fechas de lanzamiento dos veces, la NASA confirmó que tiene todo a punto para el inicio de una misión que calificó de "histórica".
Y es que la sonda recogerá información más cerca del Sol que ninguna otra astronave lo ha hecho hasta ahora y permitirá de esta manera resolver al fin por qué la atmósfera del astro rey está a más de un millón de grados mientras que la propia superficie solar está a 6.000 grados.
Esto en principio parece ilógico, ya que "normalmente, si tenemos una fuente de calor y nos alejamos de ella, el ambiente se enfría. Pero en el Sol sucede lo contrario", explicó el astrofísico español David Lario, científico de la Universidad John Hopkins, creadora de la sonda.
"Esta misión es un tremendo desafío de ingeniería y ciencia. La información que nos dé va a revolucionar nuestro entendimiento del Sol", aseguró Juan Felipe Ruiz, ingeniero mecánico de la sonda Parker en una rueda de prensa anterior al lanzamiento.

escudo térmico
Tras años de investigación, el equipo dio con la manera de que la sonda resista a un calor equivalente a 500 veces lo que experimentamos en la Tierra y realizar, así, observaciones "in situ". Se trata de un escudo térmico que soportará temperaturas de 1.400 grados centígrados y mantendrá los instrumentos del interior de la aeronave a temperatura ambiente (30 grados centígrados). 
La sonda, de dimensiones pequeñas (65 kilos y 3 metros de altura), llegará a una distancia de 6 millones de kilómetros del Sol, lo que equivale a 4 centímetros de él si la Tierra estuviera a un metro del Sol.
Además, la sonda alcanzará los 700.000 kilómetros por hora, la velocidad más alta que hasta ahora ha desarrollado cualquier otra nave construida por el hombre. Una velocidad que equivale a viajar entre Nueva York y Tokio en un minuto y que permitirá a la sonda alcanzar el Sol en noviembre.
La sonda, que orbitará 24 veces alrededor del Sol y se irá acercando progresivamente a éste con la ayuda de la gravedad de Venus, llegará a su punto más cercano en 2025, cuando se podrá reunir la información de más valor.
La sonda tiene un coste de 1.500 millones de dólares (1.200 millones de euros) y llevará por primera vez el nombre de una persona en vida, el físico estadounidense Eugene Parker, de 91 años, quien desarrolló en los años cincuenta la teoría del viento solar.